Enigmas y anomalía

El monstruo del lago Ness aparecería por movimientos sísmicos

Un estudio realizado por un geólogo italiano relaciona las apariciones del monstruo del lago Ness con pequeños terremotos de la falla Gran Glen.

Josep Guijarro

Periodista y escritor

14 de Mayo de 2020 (16:45 CET)

El monstruo del lago Ness aparecería por movimientos sísmicos
El monstruo del lago Ness aparecería por movimientos sísmicos

El lago Ness es un extenso y profundo lago que se ubica en las Highlands escocesas. Es conocido mundialmente por la leyenda de su “monstruo”, una criatura que ha sido avistada en más de mil ocasiones y que ha convertido el lago en una atracción turística que deja pingües beneficios anuales a sus poblaciones más cercanas.

A pesar de la multitud de turistas, del seguimiento por web cam, de las investigaciones científicas, pseudocientíficas y pseudo, a secas,  «Nessie». como sido bautizada se resiste a dejarse ver por lo que muchos creen que se trata de una simple leyenda urbana, potenciada por vídeos y fotografías que alimentan el mito (algunas de dudosa credibilidad, como la más conocida, realizada en 1933 y que fue un fraude confeso), otros creen que se trata de troncos llevados por las olas, confusiones en suma, y quienes creen que, efectivamente, las turbias aguas del Ness esconden una criatura prehistórica que ha logrado sobrevivir en un entorno lacustre como el de Escocia.

Foto de Nessie de abril de 1934
Foto de Nessie de abril de 1934

En 2001, una nueva teoría vino a complicar las cosas. El geólogo italiano Luigi Piccardi, investigador especializado en estudiar los vínculos entre geología y mitología, presentó en el Earth Systems Processes, una reunión científica que se celebra en Edimburgo, una hipótesis que explicaba la existencia del supuesto monstruo como resultado de movimientos tectónicos.

Hay que explicar que el Lago Ness es la mayor masa de agua de la falla geológica, conocida como Gran Glen, que discurre desde localidad de Inverness, en el norte, hasta Fort Augustus, en el sur. El canal de Caledonia, que conecta al mar en ambos extremos del Gran Glen, utiliza el lago Ness como parte de su ruta. Pues bien, según Piccardi, la descripción del monstruo, que aparece en la superficie causando grandes olas, podría basarse en la actividad sísmica a lo largo de esta falla. A medida que las rocas se deslizan lateralmente una contra la otra y se rompen, se producen pequeños terremotos que liberan gas del fondo del lago y provocan burbujas y olas en la superficie del agua.

El desmitificador estudio ha sido publicado en la influyente revista Forbes en abril de 2020

En declaraciones Piccardi a al periódico italiano La Republica, la hipótesis se originó a partir de relatos históricos del monstruo del lago Ness . "Hay varios efectos en la superficie del lago que pueden estar relacionados con la actividad de la falla, la bestia [...] aparece y desaparece perturbando las aguas del lago [...] Sabemos que hubo un período [1920-1930, un período caracterizado por muchos avistamientos reportados de Nessie] con una mayor actividad de la falla, en realidad, la gente ha visto los efectos de los terremotos en el agua ".

Lo curioso es que el estudio de Piccardi ha pasado inadvertido para el gran público hasta que este mes de abril de 2020 ha sido recogido por la revista Forbes, conocida desde hace más de un siglo por publicar su lista anual de las personas más ricas del mundo. Generalmente sus páginas no incluyen informes paranormales así que encontrar el titular ¿El monstruo del lago Ness fue inspirado por terremotos? es algo sorprendente.

Su autor, David Bressan, es un geólogo que no está de acuerdo con la hipótesis de Piccardi, y señala que "los terremotos a lo largo de la falla de Great Glen oscilan entre una magnitud de 3 a 4, demasiado débiles para causar efectos observables en el lago". También -añade- que su lista de los terremotos más fuertes en 1816, 1888, 1890 y 1901 no coincide con ningún informe de actividad de Nessie.

La referencia más antigua conocida sobre la misteriosa criatura  del lago Ness, se halla en un texto del siglo VI titulado la Vida de San Columba (Vita Columbae), donde se describe que en el año 565 el santo habría salvado a una persona que estaba siendo atacada por un animal. El texto original es muy vago y no proporciona una descripción detallada del evento, solo afirma que se trataba de una bestia desconocida, con la boca abierta y emitiendo ruidos terribles. 

El autor del estudio tiene un claro sesgo pseudoescéptico

Por un lado, Bressan insinúa que la investigación de Piccardi tiene un claro sesgo pues mantiene estrecha colaboración con el el Comité italiano para el control de reclamos sobre pseudociencias(CICAP), una "organización de voluntarios, científicos y educativos, que promueve una investigación científica y crítica hacia las pseudociencias”. De hecho su teoría fue presentada allí.

Por otro lado, Gary Campbell, presidente del Club de Fans de Lover Ness Monster de Iverness declaró al diario Times que, "Piccardi parece olvidar que tenemos más de mil historias de personas que dicen haber visto algo sólido en el agua como una cabeza y un cuello". De hecho, el sitio web de Loch Ness Monster Fan Club, que enumera 56 apariciones de monstruos entre 1996 y 2000, leemos que "Nessie está viva y bien", también puedes ver dos "fotografías espectaculares". 

Relacionados
Lo más leído

Comentarios (1)

argantonio Hace 4 meses
Ya estoy aquí otra vez. ¡Temblad, malvados!

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 363, Octubre 2020

Nº 363, Octubre 2020