Enigmas y anomalía

Reportan fenómenos paranormales en el Museo Británico

El Museo Británico de Londres ha albergado numerosos fenómenos paranormales, la mayoría de los cuales han sido documentados por guardias y personal de limpieza, que tienen una relación más próxima con los objetos albergados.

Josep Guijarro

Periodista y escritor

19 de Mayo de 2020 (12:00 CET)

Reportan fenómenos paranormales en el Museo Británico
Reportan fenómenos paranormales en el Museo Británico

En los últimos meses, el Museo Británico es escenario de fenómenos paranormal. Ruidos inexplicables, avistamientos espectrales, caídas repentinas de temperatura, son algunos de los sucesos protagonizados, principalmente, por el personal: limpiadoras y los guardias de seguridad de esta instalación.

El Museo Británico fue creado en 1753 y abrió sus puertas al público seis años después, en 1759. Se trata del primer museo nacional del Reino Unido que cubre todos los campos del conocimiento humano, abierto a visitantes de todo el mundo.Su arquitecto, Sir Robert Smirke, quiso emular la arquitectura griega clásica para reflejar todos los 'objetos maravillosos alojados en su interior'. Posee cuatro enormes alas, 43 columnas inspiradas en templos griegos, frontón triangular y enormes escalones en el mismísimo centro de Londres.

Pues bien, una noche, alrededor de las 3 de la madrugada, se activó una alarma en un baño para discapacitados y un par de guardias acudieron hasta allí para ver qué sucedía. Aparentemente todo estaba en orden, pero el operador de CCTV (que revisa las cámaras) les advirtió por radio que grandes bolas de luz se cernían sobre una escalera en la Gran Corte. Sin embargo, el guardia de seguridad no veía nada. "Están a su alrededor", le advirtió el operador de CCTV.

La aparición de los orbes coincidió con una exposición llamada "Alemania: Recuerdos de una nación", que estuvo en exhibición entre octubre de 2014 y enero de 2015. El guardia que protagonizó el fenómeno paranormal se preguntó si los orbes podrían estar relacionados con una puerta blanca de hierro forjado que pertenecía al campo de concentración de Buchenwald y que tenía inscrito el lema "Jedem das Seine" ("A cada uno lo que se merece")

Los orbes aparecían a la misma hora todas las noches hasta que terminó la exposición. "Cuando Alemania se fue", dijo el guardia de seguridad, "los fantasmas se fueron".

Quién ha recogido este y otros testimonios de fenómenos paranormales en el British Museum es el periodista Killian Fox en un artículo publicado por The Economist. En realidad, su fuente es Noah Angell, un artista de Carolina del Norte que a menudo utiliza el folklore y la historia oral en sus proyectos artísticos. Angell ha estado investigando en el Museo Británico desde 2016 y ha recogido historias como la que sigue:

En la galería Clocks and Watches, cuenta cómo una pareja holandesa tomó una fotografía de un galeón de cobre dorado y hierro de la Alemania del siglo XVI. Reflejado en la caja de vidrio que lo contenía, apareció reflejado una mujer enana sonriente, a la que le faltan mechones de pelo. Asustada al descubrir el espectro, la mujer de la pareja terminó dirigiéndose a la Asociación Espiritista de Gran Bretaña, donde le hicieron ver que el fantasma estaba vestido con un traje del siglo XVI.

También es singular la experiencia de Phil Heary, un veterano trabajador con una experiencia de más de 29 años, que una noche en la que vigilaba una sala que albergaba 19 momias del Antiguo Egipto sintió como la temperatura se desplomaba de repente y sin razón aparente. Los aparatos de aire acondicionado curiosamente estaban apagados.

En las décadas de 1910 y 1920, el departamento egipcio recibió montones de cartas solicitando el retorno de artefactos egipcios que se creían malditos.

Otra de las fuentes de Fox es el conservador del departamento de Oriente Medio del museo, Irving Finkel, quien considera que el museo es un buen lugar para buscar fantasmas. Finkel está interesado en la magia y la demonología. A lo largo de la historia, dice, muchas culturas han considerado a los fantasmas como un hecho de la vida. 

Reconoce que el museo ofrece muchas oportunidades. "Hay muchos cadáveres aquí", dice. "Luego –añade- hay muchos conservadores que han pasado toda su vida aquí y algunos de ellos murieron en las instalaciones".

Relacionados
Lo más leído
Ver comentarios

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

portada año cero mayo corporativa

Nº 358, Mayo de 2020

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.