Misterios

Cómo comunicarse con los orbes

Un libro proporciona las claves para comunicarnos con el inquietante fenómeno de los orbes de luz que empezó a popularizarse a mediados de los años noventa

Josep Guijarro

Periodista y escritor

27 de Enero de 2020 (12:45 CET)

como comunicarse orbes
como comunicarse orbes

Los orbes (del inglés orb) son anomalías visuales que aparecen en fotografías y vídeos. Seguro que tú mismo has tenido ocasión de inmortalizar alguno con tu smartphone. Generalmente suelen ser esferas luminosas que se muestran desenfocadas y que algunos relacionan con energías sutiles o espíritus de difuntos. Sin embargo, los fotógrafos profesionales aseguran que en el 99% de ocasiones el fenómeno se debe a la suciedad de la lente o del sensor de la cámara o del efecto retrorreflector de un flash sobre partículas en suspensión como el polen, las gotas de agua, el polvo o los insectos ocasionando aberraciones ópticas.

Entre los defensores de la teoría se encuentra el popular presentador de informativos David Cantero, quien se interesó por el fenómeno por casualidad. Al obtener sus primeros orbes le llevó a probar con diferentes ópticas y flases  y empezó a ver que la explicación no era tan simple como la pintan los escépticos.

En efecto, a veces el fenómeno se presenta en ciertos ambientes donde la explicación del polvo, la humedad o los insectos queda descartada. Es más, se han registrado numerosos orbes donde su comportamiento es anómalo; se mueven en dirección contraria al viento; giran y se disparan a velocidades súbitas y aparecen o desaparecen frente a la cámara, como el que nosotros mismos tuvimos oportunidad de filmar en Escocia el año pasado.  Por esa razón, algunos investigadores hablan abiertamente de un fenómeno paranormal sin explicación.

Otros van más allá. La Editorial Luciérnaga acaba de publicar “Cómo comunicarse con los orbes”,  un libro de Gibran Hanna que está llamado a ser el primer manual de comunicación con estos fenómenos luminosos.

Para este investigador hispano brasileño, “los orbes legítimos son comunidades fotónicas organizadas que tienen inteligencia propia, y una de sus características es atender a peticiones verbales y mentales.”

orbes
 

Hay un gran número de investigadores en todo el mundo trabajan en esta línea en los Estados Unidos y en Europa: Klaus Heinemann y Miceál Ledwith, quienes escribieron una obra definitiva desde la perspectiva de la metodología científica: The Orb Project. Además, está la International Ghost Hunters Society, que estudió seriamente el caso hasta la muerte de su fundador, Dave Oester, quien se dedicó al tema durante años de investigación sobre espíritus y fantasmas.

Gibran asegura que “el gran punto de confusión entre orbes legítimos y falsos está en las formas.”

Según su experiencia, “vemos que muchas veces la forma no es redonda. Muchas, infinidad de veces, he percibido a simple vista orbes que tenían la forma de un flash de luz, y en la fotografía aparecían redondos. Pero también sabemos que, cuando están fuera de enfoque, las figuras tienden a adoptar una forma redonda. Esto ocurre cuando se registran orbes en vídeo con una cámara de móvil.”

Con todo, los escépticos siguen pensando que este suceso puede atribuirse al efecto de backscatter retrodispersión de los flashes utilizados en cámaras fotográficas compactas, también de los móviles, pues ambos lo tienen demasiado cerca del objetivo. Serían partículas en suspensión desenfocadas, y su forma es circular debido a la difracción y la forma del objetivo.

En "Cómo comunicarse con los orbes", Gibran Hanna expone, diversos casos y anécdotas, un profundo y exhaustivo estudio en torno al curioso mundo de los orbes y sus posibles explicaciones, tanto desde un aspecto físico, como también psíquico. Ofrece también  las herramientas y la información suficientes para interactuar de forma factible con ellos, verlos, sentirlos y registrarlos.

Además, según relata en el libro, las experiencias con los orbes empezaron con sensaciones físicas. Estas suelen ser sensación de vacío, hormigueo de las caderas hacia arriba, en el rostro, como si alguien nos tocara, zumbido repentino en el oído (durante una actividad relacionada), sensación de que el tiempo se para, de que nos han puesto unos cascos en los oídos, y hormigueo en la nuca y los laterales del cuello. Esos son, a su juicio, elementos que ayudarán a distinguir los orbes auténticos de los explicables.

Relacionados
Ver comentarios

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

portada añocero abril corporativa

Nº 357, Abril de 2020

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.