Lugares mágicos
09/05/2023 (08:00 CET) Actualizado: 09/05/2023 (08:00 CET)

Maestrazgo, una tierra de misterios

Te proponemos una ruta por enclaves muy especiales y mágicos del Maestrazgo, tierra de frontera y mezcla de culturas

Sergio solsona
09/05/2023 (08:00 CET) Actualizado: 09/05/2023 (08:00 CET)
Lugares mágicos del Maestrazgo
Lugares mágicos del Maestrazgo

Desde los montes de Teruel a las costas del Mediterráneo se extiende el Maestrazgo, un territorio repartido en tres comarcas españolas: El Maestrazgo, Alt Maestrat y Baix Maestrat, y dos provincias, Castellón y Teruel. Quizás sea ese carácter de frontera lo que le otorga un aura especial.

Castellote

Su puerta simbólica se encuentra en la villa turolense de Castellote. Se accede a esta localidad a través de un túnel. Junto a esta entrada encontraremos una curiosa ermita: La Virgen del Llovedor. Tiene la particularidad de que sobre ella mana un pequeño hilo de agua que nunca se seca. Este constante goteo ha ido formando una curiosa parieidolia vegetal.

Algunos ven una cara en esta imagen
Algunos ven una cara en esta imagen

Durante el siglo XIII, la Orden del Temple fue acumulando territorio en esta zona. Antes de su desaparición, había dado forma a un ente independiente de la Corona de Aragón. Se podría decir que era un país templario donde los monjes guerreros eran los regentes de estas tierras.

En Castellote podemos encontrar, aún encaramado a la caliza y protegido por los buitres, el castillo que mandaron construir. Como ocurre en otros lugares de esta orden, durante el amanecer día de San Juan, un rayo de luz atraviesa el pequeño ventanuco de la sala capitular y atraviesa el eje central del templo.

En el castillo templario se cuela un rayo de sol el día del solsticio
En el castillo templario se cuela un rayo de sol el día del solsticio

Queda mucho por descubrir en estos parajes. A pocos kilómetros de allí se encuentra la iglesia de Bordón donde el viajero podrá admirar sus enigmáticos frescos. También ahí los monjes guerreros dejaron su imborrable impronta.

Pero, mucho antes de la Edad Media, otros habitantes también dejaron su recuerdo en las pinturas rupestres que salpican las paredes calizas de esta región.

Un lenguaje indescifrable

En la Iglesuela del Cid, junto a los muros de una ermita, hay un lenguaje indescifrable. Durante el siglo XVII, mientras se construía la llamada ermita del Cid, apareció una roca con extrañas inscripciones. Algún constructor sagaz decidió conservar la extraña roca. Ahí sigue indescifrable la primera inscripción descubierta en lo que, siglos después, se llamaría alfabeto íbero. Ellos sólo pudieron decir que era de antes de los Godos. En este mismo lugar, un laberinto exactamente igual que el que existe en la catedral de Chartres, nos recuerda que aquí el pasado y el presente se entrecruzan en un deambular eterno.

Los laberintos del Maestrazgo
Los laberintos del Maestrazgo

El Cid Campeador y su leyenda se encuentran en cada rincón del camino, no en vano, fue en estas montañas donde su historia y su poder cogió la fuerza necesaria para acabar conquistando Valencia.

Cantavieja

De Cantavieja se cuenta que su nombre le fue dado por el general Amílcar Barca, quien conquistó parte de Hispania para robustecer el poder de la antigua Cartago.  La bautizó como “Cartago Betus” y de la deformación fonética que trajo los siglos acabaría formándose el curioso topónimo. Se han encontrado, en excavaciones posteriores de la zona, monedas con la efigie del cartaginés en una cara y sus legendarios elefantes en la otra cara. Los especialistas aún discuten por el origen del nombre.

En Mirambel y su rotundo aspecto medieval tal vez podamos encontrar al fantasma del cura endemoniado. Durante años se creyó que era sólo un cuento de Pío Baroja.  Posteriormente se descubrió que efectivamente un “mossen” de principios de siglo se hizo famoso por su poca ortodoxia.

No faltan en estos pueblos las mansiones encantadas y los pasadizos secretos, los clásicos de la España mágica. Si de clásicos hablamos, el Santuario de la Virgen de la Balma, quizás sea el lugar más conocido. Son famosos sus endemoniados pero quizás lo oculto aquí sea su potente fuerza espiritual.

Salpican el paisaje las masías fortificadas donde cada propietario creó su propio castillo. Cualquier rincón tiene algo que descubrir. Un ejemplo de esto sería la pequeña aldea de Luco de Bordón. En su imponente Iglesia del Calvario, aún se pueden ver imágenes que dejaron allí los carlistas. Durante el siglo XIX, el Maestrazgo fue el reducto donde, los partidarios de Carlos V, resistieron el envite de las fuerzas de Espartero.

El cuervo blanco
El cuervo blanco

El viajero con ojos despiertos y espíritu curioso, podrá ver el famoso cuervo blanco que permanece disecado en el Ayuntamiento del Puerto Mingalvo. Se cuenta que, en el invierno de 1935, apareció este curioso córvido. Pronto se corrió la voz de que aquello sólo podía presagiar calamidades. Así que no tardaron en darle caza al pobre animal con la vana intención de que su augurio no se cumpliese. Pero, pese a todo, los presagios negros, que traía el cuervo blanco se cumplieron. Unos meses después estallaría la Guerra Civil española.

Poco después llegaremos a la provincia de Castellón. La rotunda mole de Ares del Maestrat preside este tramo. A sus pies se esconde el “Barranc del horts” donde el bosque de las gigantescas encinas esperan para acoger al auténtico viajero. La magia no lo puede todo y siempre es aconsejable llamar para poder acceder a este paraje.

Desde lo alto del castillo de Alcalà de Xivert se vigilaba la llegada de piratas

Alcalà de Xivert y el Arca de la alianza

Antes de finalizar nuestra ruta conviene acercarse a Alcalà de Xivert. En su iglesia podemos contemplar sus impresionantes pinturas. Donde la poco habitual imagen del Arca de la alianza espera a los aspirantes de Indiana Jones. Aconsejo también acercarse al castillo templario que se encarama en lo alto de la montaña. Desde aquella atalaya se vigilaba la llegada de los piratas que también azotaron estas costas. El romanticismo que se creó de figura posteriormente no existe en estos pueblos costeros. Lo que sí es de héroes, fue la defensa que los habitantes de aquellos pueblos plantaron a aquellos malhechores.

La impronta del Temple aún se conserva en el Maestrazgo
La impronta del Temple aún se conserva en el Maestrazgo

El colofón de esta ruta de enigmas y curvas sin duda es el castillo de Peñíscola. Refugio del Papa Luna hasta su muerte a los 96 años, una edad asombrosa para la época. El Mediterráneo, sigue rugiendo bajo las calles de esta turística localidad. Y en las noches de luna creciente el espectro de un hombre obstinado sigue en sus trece. Pues él era el auténtico Benedicto XIII.

 

Sobre el autor
Sergio solsona

Escritor, promotor cultural y divulgador histórico. Entre sus obras publicadas se encuentran los títulos: «Maestrazgo templario» y «Los Cuentos del Grial».

Destacan sus colaboraciones en programas radiofónicos y televisivos como: Cuarto Milenio, Espacio en Blanco de RNE, Ser Historia de Cadena Ser, y en las revistas «Más allá», «Enigmas» y «Otros mundos». También es creador del blog «Maestrazgo Templario»

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Año cero 403

Nº 403, marzo de 2024