Misterios

¿Existió don Quijote?

Una serie de claves ocultas diseminadas en la obra de Cervantes parecen testimoniar que don Quijote fue un personaje de carne y hueso que pudo haber vivido en esta localidad toledana…

Divulgador

12 de mayo de 2021 (11:29 CET)

¿Existió don Quijote?
¿Existió don Quijote?

La localidad toledana de Esquivias se dibuja como un pueblo sobrio sin reclamo turístico que merezca un peregrinaje para su visita. Sin embargo, y como en la versión griálica de Spielberg donde la copa más austera ofrece más visos de autenticidad que el cáliz con adornos de esmeraldas, acaso este cabildo toledano encierre alguna de las claves que nos permitan descifrar el enigmático origen del más universal de los caballeros andantes…

1) Bienvenidos a Esquivias, localidad que reivindica ser la cuna de don Quijote
1) Bienvenidos a Esquivias, localidad que reivindica ser la cuna de don Quijote (Foto: Toni Granada)

Es el cervantista Luis Astrana Marín (1889-1959) quien advierte: "¡Sin Esquivias no hubiera existido el ‘Quijote’!". Procedente de Madrid, Miguel de Cervantes habría de llegar a Esquivias en septiembre de 1584. Acababa de cumplir entonces treinta y siete años; edad madura en aquella época, sobre todo para quien ha llevado una vida lo suficientemente intensa como para estar a punto de perderla combatiendo en la batalla de Lepanto o sufriendo luego cinco años de cautiverio en Argel, que incluyen la arriesgada peripecia de cuatro intentos de fuga. Cabe pensar pues, que Cervantes se reconfortara en esta localidad perdida de la provincia de Toledo buscando el remanso de paz que reclamaba su ajetreada existencia.

¿Pudo ser Esquivias el famoso 'lugar de la Mancha' de donde procede el ilustre linaje de Don Quijote?

Tras su estancia en Esquivias, cabe preguntarse: ¿iluminaron estos parajes al autor de don Quijote para situar en ellos el punto de partida de sus andanzas? En el prólogo de Los trabajos de Persiles y Sigismunda, se menciona Esquivias como un lugar "por mil causas famoso, una por sus ilustres linajes y otra por sus ilustrísimos vinos". ¿Estaría reconociendo con esta frase que Esquivias es el famoso "lugar de la Mancha" de donde procede el ilustre linaje de don Quijote?

2) Casa Museo de Cervantes en Esquivias
2) Casa Museo de Cervantes en Esquivias (Foto: Toni Granada)

DON QUIJOTE, ¿TÍO POLÍTICO DE CERVANTES?

Es en Esquivias donde Cervantes tendrá la oportunidad de conocer a Catalina de Salazar, una joven, suponemos que bella y hacendosa, que no había cumplido aún los veinte con quien contrae matrimonio. Esta circunstancia permitiría al escritor conocer a un tío lejano de ésta: fray Alonso Quijada apodado El Bueno quien, según una arraigada tradición esquiviana, tras leer muchos libros de caballería, había enardecido hasta el extremo de armarse hidalgo desempolvando una vieja armadura de sus bisabuelos... ¿Sirvió este fray Alonso Quijada de inspiración para el personaje de don Quijote?

Como prueba que testimonia esta posibilidad, Astrana Marín llama la atención sobre un dato que, hasta entonces, había pasado desapercibido a muchos cervantistas y que se desprende de la lectura del capítulo XLIX de la primera parte. En un diálogo que mantiene con el canónigo de Toledo, don Quijote alude a un tal Gutierre Quijada de cuya alcurnia dice descender por línea recta de varón. Curiosamente del linaje de este Gutierre Quijada descendería el mismo fray Alonso Quijada, tío de Catalina.

3) Iglesia Parroquial de la Asunción, en Esquivias, donde Cervantes contrajo matrimonio con Catalina
3) Iglesia Parroquial de la Asunción, en Esquivias, donde Cervantes contrajo matrimonio con Catalina (Foto: Toni Granada)

La identificación de don Quijote (que, recordémoslo, en la primera parte es bautizado con el sobrenombre de "Quijada o Quesada" y en la segunda recibe el nombre de Alonso Quijada) con este fray Alonso Quijada parece más que evidente para algunos y no parece responder a la simple casualidad. Tal y como argumenta Astrana Marín en un artículo de 1952: "Cervantes, vecino de Esquivias, tuvo que alcanzar noticia de Alonso Quijada, o por la familia de su mujer, con él emparentada, aunque lejanamente o por los mismos Quijadas y Salazares. De no haber querido referirse a su persona al idear la figura de don Quijote, no le hubiera llamado Quijada para que no se creyera existir alusión a aquel apellido tan principal en Esquivias (…) y aunque fray Alonso Quijada hacía muchos años que había fallecido, era prudente y cortés por buenos respetos, despistar, así en lo que tocaba a su persona como a otras de las que intervienen en la fábula e incluso al nombre del pueblo». De ahí, tal vez la célebre frase con la que inicia su relato, de ‘En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme…".

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 374, Septiembre de 2021

Nº 374, Septiembre de 2021