Misterios

Muere Ronald DeFeo, el asesino de Amityville que mató a su familia

Tras el asesinato de sus padres y hermanos, la casa de Amityville en la que Ronald DeFeo decía escuchar las voces que lo obligaron a matar se convirtió en la casa maldita por excelencia.

autor Jesus Ortega

Periodista

19 de marzo de 2021 (11:36 CET)

Muere Ronald DeFeo, el asesino de Amityville que mató a su familia
Muere Ronald DeFeo, el asesino de Amityville que mató a su familia

El viernes 12 de marzo de 2021 fallecía a la edad de 69 años Ronald DeFeo, asesino confeso de sus cuatro hermanos y sus padres en 1974 en Amityville, Nueva York. Tras el crimen, la casa situada en el 112 de Ocean Avenue quedó marcada por la tragedia y los supuestos fenómenos paranormales que la asediaban, convirtiéndose en tema recurrente para cintas de terror y libros.

DeFeo cumplía una condena de 25 años a cadena perpetua por seis cargos de asesinato en segundo grado. Condenado en 1975, confesó haber utilizado un rifle para disparar a sus padres y hermanos empujado, según su declaración incial, por unas voces en su cabeza. Sus padres tenían entonces 43 años y sus hermanos 18, 13, 12 y 9 años. Los cuerpos fueron encontrados boca abajo en sus camas. Había disparado dos veces a sus padres y un solo disparo a cada uno de sus hermanos menores.

Ronald DeFeo tenía 23 años cuando disparó contra su familia. Sus vecinos y conocidos apuntaron que tenía problemas con las drogas y el alcohol

DeFeo tenía tan solo 23 años cuando arrebató las vidas de sus familiares. Sus vecinos y conocidos lo describieron como alguien problemático dado al consumo de drogas y alcohol, incluso tendente a meterse en peleas. Diferentes testigos afirmaron que, horas después de haber cometido los crímenes, habría acudido a un bar cercano la noche del 13 de noviembre alardeando de haber disparado a sus padres.

Detención de Ronald DeFeo
Detención de Ronald DeFeo (Fuente: AP)

Tras confesar su culpabilidad a la policía, fue detenido. El juicion comenzó en 1975 y se alargó durante 7 semanas. La estrategia del abogado se centró en justificar la locura de DeFeo en el momento de los crímenes. Para ello, el abogado de DeFeo, William Weber, se confabuló con la familia que compró la casa después del trágico suceso. Los Lutz, como nuevos propietarios, pasaron 28 días en la casa. Un período que, según su relato, fue un auténtico infierno debido a los supuestos fenómenos paranormales. Una historia orquestada para secundar la enajenación de DeFeo y ganar dinero con un tour mediático debido al morbo que generaban los testimonios de lo que sucedía en la que pasaría a la historia como la casa maldita por excelencia. Tal es así, que tuvieron que cambiar su numeración para evitar las constantes y masivas visitas al lugar.

Años más tarde, en nuevo juicio en 1992 para intentar obtener la libertad condicional, DeFeo se retractó de su confesión incial e intentó culpar a su hermana pequeña de los crímenes, aludiendo que él quería mucho a su familia. No surtió efecto.

Las causas de la muerte no han trascendido al acogerse tanto el departamento de prisiones como la oficina del forense de Albany a las leyes de privacidad sanitarias que sólo permiten revelar esa información a los familiares directos del fallecido.

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 374, Septiembre de 2021

Nº 374, Septiembre de 2021