Ovnis y vida extraterrestre

Adelantamos las conclusiones del informe OVNI que llegará al Congreso

¿En qué momento se dio cuenta el Pentágono de que los ovnis constituían una amenaza potencial para su seguridad?

Josep Guijarro

Periodista y escritor

19 de Mayo de 2021 (16:22 CET)

Adelantamos las conclusiones del informe ovni que llegará al Congreso
Adelantamos las conclusiones del informe ovni que llegará al Congreso

A pocos días de que expire el plazo para que el UAPTF (Grupo de Trabajo de Fenómenos Aéreos No Identificados, por sus siglas en inglés) proporcione al Congreso de los Estados Unidos su informe sobre los UAP, acrónimo de fenómenos aéreos no identificados, se percibe inquietud entre los aficionados al tema ovni, que es como hemos denominado a este fenómeno desde 1947.

Inquietud porque el goteo de informaciones y evidencias proporcionadas en los últimos años van en la dirección de un fenómeno inexplicable que pone en riesgo la seguridad operativa de vuelos comerciales, centrales nucleares y hasta buques de la marina. Esto es, al menos, lo que han sugerido por activa y por pasiva, Luis Elizondo, exdirector del programa secreto del Pentágono para el estudio de estos casos, el subsecretario adjunto de Defensa para Inteligencia, Chris Mellon, o el senador demócrata por Nevada, Harry Reid, entre otras destacadas personalidades.

¿En qué momento se dio cuenta el Pentágono que los ovnis eran una amenaza potencial?

De forma inexplicable, el Pentágono considera ahora de gran interés el tema OVNI y –como digo– lo califica de potencial amenaza para la seguridad nacional. ¿En qué momento se dieron cuenta de su error?

La pregunta no es baladí ya que, desde 1947, todos los comités de estudio, todas las comisiones y proyectos han concluido justo lo contrario: que los ovnis no constituían peligro alguno para la seguridad nacional de los Estados Unidos.

El público desconfía del cambio de estrategia. Una reciente encuesta de CBS News ponía en evidencia que un 66% cree que existe vida extraterrestre y que el gobierno de los Estados Unidos no está diciendo toda la verdad.

Que nadie espere que el UAPTF admita la existencia de extraterrestres el próximo mes de junio. Entre otras cosas porque, salvo que tuvieran apresado alguno o poseyeran un ovni en el Área 51, no son los adecuados para llegar a esta conclusión.

Dos tercios de los estadounidenses considera que el gobierno oculta la verdad sobre los ovnis

 
OVNI INT
El Pentágono verificó tres vídeos tomados por pilotos de la Armada

El UAPTF podrá decir que los objetos avistados son tecnológicamente más avanzados; que cubren 60 millas en cinco segundos, lo que equivale a una velocidad de 43.200 millas por hora (un SR-71 Blackbird de la Fuerza Aérea, por comparar, alcanza un máximo de 2100 mph); que han sido cazados volando a 11.000 millas por hora haciendo giros en ángulo recto y siendo capaces de retroceder "instantáneamente"; que han sido detectados a 80.000 pies y después se han sumergido en el agua sin comprometer su rendimiento; o que los objetos detectados sufren aceleraciones de 600 G, cuando un caza de combate F-16 comienza a tener fallas estructurales alrededor de 17 G.

Todos estos datos objetivos se pueden sacar de las lecturas de los sofisticados aparatos de detección de buques, cazas y radares y que el Pentágono ha confirmado como reales. Pero, en ningún momento se ha hablado de extraterrestres. Sí han hecho referencia que no estaban al alcance de ninguna nación de la Tierra (blanco y en botella), pero no se han mojado abiertamente sobre su procedencia porque esto compete a los científicos.

La pelota está en el tejado de los científicos

Lo admitía Michio Kaku en Barcelona: "La pelota ahora está en nuestro tejado" y aunque un par de científicos movió ficha reclamando que las investigaciones sobre este tema debían de recaer sobre estamentos académicos, nadie se ha posicionado. Ninguna universidad, ningún estamento académico ha dicho: "esta boca es mía". Qué falta de compromiso, de curiosidad.

La razón –se escudan– es simple: sin datos suficientes, no pueden sacar conclusiones significativas. Necesitan recopilar datos para determinar cuál es la naturaleza del fenómeno.

En un reciente artículo publicado en Forbes, el astrofísico Ethan Siegel dice que no se puede llegar a una conclusión fantástica del tipo "estos objetos deben ser extraterrestres", sin pruebas suficientes para hacerlo. "Dado que estos ovnis/UAP se ven con mayor frecuencia en áreas con presencia militar, y nunca se han registrado en los telescopios profesionales de los astrónomos, la hipótesis de que se trata de fenómenos terrestres debe seguir siendo nuestra posición por defecto".

Pues eso. Hasta que los científicos se involucren o los vean por su telescopio igual necesitamos esperar otros 70 años.

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 371, Junio de 2021

Nº 371, Junio de 2021