Ovnis y vida extraterrestre

OVNIs ponen en jaque la navegación aérea

¿Está en riesgo la seguridad operativa de los vuelos en los Estados Unidos por culpa del fenómeno OVNI?

Josep Guijarro

Periodista y escritor

7 de abril de 2021 (11:55 CET)

OVNIs ponen en jaque la navegación aérea
OVNIs ponen en jaque la navegación aérea

Sucedió el pasado 21 de febrero de 2021. Un piloto de American Airlines que efectuaba la ruta entre Cincinnati y Phoenix reportó la presencia de un OVNI (objeto volador no identificado) al Control de vuelo de Phoenix mientras sobrevolaba el noreste de Nuevo México. La transmisión fue interceptada por Steve Douglass que la divulgó en su blog y pronto la noticia dio la vuelta al mundo.

El piloto del vuelo 2292 dijo: “Odio decir esto, pero parecía un objeto cilíndrico moviéndose muy rápido. Pasó por encima de nosotros”.

Puedes escuchar la transmisión completa en este vídeo subtitulado al español:

 

Ciertamente no sé si me tranquiliza más que sea un misil o un UAP (Unidentified Aerial Phenomena), es decir, un fenómeno aéreo no identificado. De hecho, me intriga que los responsables de llevar a cabo la investigación pertinente para la FAA, la autoridad federal de aviación sea el FBI ¿Es que Mulder ha vuelto a abrir los Expedientes X? ¿No tiene nada que decir el Departamento de Defensa o la FAA? ¿Pueden volar seguros –ya sean OVNIs o misiles– los ciudadanos estadounidenses?

¿UN MISIL ESTRELLÓ EL VUELO DE LA TWA?

Las preguntas son pertinentes porque, en julio de 1996, el vuelo 800 de TWA, un Boeing 747-100, explotó y se estrelló directamente después del despegue. Aunque la investigación oficial concluyó que el accidente se produjo por una chispa en el sistema de combustible que prendió en el queroseno, cortando el avión por la mitad, hubo testigos que reportaron haber visto un misil.

Y esto nos lleva a una inquietante reflexión: Si el incidente del vuelo 2292 de American Airlines fue un misil, debió caer en alguna parte ¿verdad? Y, que se sepa, nadie ha reportado explosión alguna. Además, dado que se conocen los vectores de posición del avistamiento, resulta relativamente fácil saber qué misil y la base de dónde salió.

Tanto el Departamento de Defensa como la FAA podrían haber resuelto el misterio en un par de llamadas… pero no es así, ergo cabe pensar que no se trata de un artefacto militar de bandera estadounidense.

Y si se trata de un OVNI o UAP, la situación no es menos inquietante pues hay un fenómeno aéreo que tarde o temprano puede afectar a la operatividad de los vuelos. Cuando los pilotos de aerolíneas empiezan a ver cosas que pasan por encima de su avión que no son tráficos convencionales y no hacen ping en el radar, es preocupante. 

Ya hay casos de pilotos con ansiedad ya que la seguridad operativa de sus vuelos está en riesgo.

Es importante, por tanto, una gran transparencia en la investigación de este y otros incidentes similares. Hasta ahora el gobierno niega todo conocimiento, como en Expediente X y es que, a veces, la realidad supera la ficción.

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 375, Octubre de 2021

Nº 375, Octubre de 2021