Ciencia

Desarrollan un dispositivo que hace soñar lo que quieras

El dispositivo, denominado Dormio, es un guante desarrollado por científicos del MIT que consigue hacer que sueñes aquello que querías mientras duermes.

Josep Guijarro

Periodista y escritor

27 de Abril de 2020 (12:00 CET)

dormio dispositivo sonar lo que quieras
dormio dispositivo sonar lo que quieras

Aunque algunas personas han desarrollado técnicas para dominar sus sueños, no es nada fácil conseguirlo. Los sueños lúcidos –así se llaman– son aquellos sueños en los que somos conscientes de estar soñando y podemos cambiar su contenido intencionadamente. Estas experiencias ocurren durante una fase poco profunda del sueño que tiene lugar varias veces durante la noche, la fase de ensoñamiento o al despertar, cuando acontecen las visiones hipnagógicas o hipnopómpicas, respectivamente.

Culturas como en el budismo tibetano o el taoísmo disponen de prácticas ancestrales para conseguir este tipo de sueños lúcidos aunque un estudio efectuado por el Instituto Central de Salud Mental de Mannheim (Alemania) concluye que gran parte de la población ha tenido uno, al menos, una vez en su vida. Especialmente durante la etapa infantil.

Una investigación del Instituto Psiquiátrico Max Plank, en Munich (Alemania)  detecta cómo las personas que sufren de narcolepsia (un trastorno de sueño de origen neurológico caracterizado por excesiva somnolencia diurna) los experimentan con mayor frecuencia que la gente sana. Pues bien, ahora, Un equipo de científicos del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) está diseñando dispositivos destinados a controlar los sueños para fomentar un estado de sueño semilúcido que podría ayudar a fortalecer, entre otras cosas, la memoria o la creatividad.

Y es que los estados hipnagógicos e hipnopómpicos son la clave de la “inspiración” de ahí que personajes como el excéntrico artista Salvador Dalí, científicos como Nikola Tesla o el eminente Thomas Edison, o escritores como Edgar Alan Poe  emplearon distintas técnicas para conseguirlos. En su caso utilizaron una bola de acero. Sentados en un sofá o una silla, agarraban este objeto entre sus manos para que, al dormirse, los músculos relajados soltarán la bola y, al golpear el suelo, el ruido resultante provocaba un estado de sueño semilúcido del que extraían ideas creativas. Los abuelos, a eso, le llamaban “la siesta de la llave”. Se dormían con una llave en la mano y hacía el mismo efecto.

El caso es que los científicos han prescindido de la bola/llave y han creado un dispositivo biométrico de código abierto –en realidad es una especie de guante bautizado como Dormio– que detecta cuándo un usuario se está quedando dormido y entonces hackear sus sueños.

Aunque Dormio está en desarrollo, ya ha sido probado en más de 50 personas.

Desde que el individuo se va a dormir, el dispositivo controla el ritmo cardíaco, el movimiento y la tonificación muscular. Cuando detecta que estamos entrando en la fase REM,  reproduce una señal de audio pregrabada que se puede configurar por adelantado y generar ese anhelado estado de sueño semilúcido. Según Adam Horowitz, que coordina las investigaciones, el objetivo es aprovechar la "hipnagogia de las personas, un estado de sueño semilúcido en el que todos comenzamos a soñar antes de caer completamente inconscientes para fomentar la memoria, el aprendizaje y la creatividad.”

El 100% de los voluntarios soñaron con los temas elegidos previamente por los experimentadores antes de dormir, y aseguraron que la experiencia había aumentado su creatividad, medida por la flexibilidad, fluidez, elaboración y originalidad de sus pensamientos. El área del cerebro que permite la autorreflexión (la corteza prefrontal) tiene un mayor tamaño en los soñadores lúcidos, según publica The Journal of Neuroscience. Esto indicaría que aquellos que los experimentan tienen una mayor capacidad reflexiva cuando están despiertos que los que no.

Otros trabajos tratan de indagar cómo influyen los sueños lúcidos sobre enfermedades como la esquizofrenia. Al parecer, el lóbulo frontal resulta estar menos activo en estos pacientes y experimentar sueños lucidos podría ayudarles a distinguir entre sus alucinaciones y realidad.

Relacionados
Lo más leído
Ver comentarios

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

portada año cero mayo corporativa

Nº 358, Mayo de 2020

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.