Civilizaciones perdidas
01/07/2007 (00:00 CET) Actualizado: 06/11/2014 (09:58 CET)

LOS TEXTOS DEL QUMRAN

¿Están o no relacionados los rollos del mar Muerto con el cristianismo? ¿Cuál es su correcta datación? ¿Por qué se ha retrasado su publicación durante décadas? ¿Compromete su contenido al mensaje de Jesús? Sesenta años después de su descubrimiento, los pergaminos que revolucionaron el mundo de la arqueología bíblica siguen siendo fuente de incógnitas y controversia.Por Gloria Garrido

01/07/2007 (00:00 CET) Actualizado: 06/11/2014 (09:58 CET)
LOS TEXTOS DEL QUMRAN
LOS TEXTOS DEL QUMRAN
Desde su hallazgo en 1947 el estudio de los rollos del Mar Muerto ha originado una polémica que gira siempre en torno a la misma pregunta: ¿contienen algo que cuestione la tradición cristiana primitiva o la historia de Jesús? La discusión presenta tres puntos a dilucidar sobre los que los investigadores no parecen ponerse de acuerdo: la datación de los manuscritos, su autoría y su contenido. Un equipo de expertos, dirigido por las autoridades eclesiásticas, ha concluido que son muy anteriores al nacimiento de Jesús; que los esenios son los autores y que no tienen relación con las enseñanzas cristianas primitivas. Por otro lado, investigadores independientes han datado algunos de los manuscritos como contemporáneos de Jesús y han identificado la comunidad que los creó con un grupo disidente judío guerrero, sin relación con los esenios, y dirigido por un Maestro de Justicia. También han establecido cierto paralelismo entre las actividades de la comunidad y las de su líder con las de la Iglesia primitiva y los sucesos acaecidos a Jesús o sus apóstoles.

La reserva sobre los trabajos de traducción; el acceso limitado a investigadores independientes y el retraso en la publicación total de su contenido ha prolongado el debate. Y la contienda no tiene visos de finalizar. Al contrario, las últimas declaraciones del Papa podrían incluso avivarla; aunque desde la década de los noventa la publicación y datación por el carbono 14 de los manuscritos está arrojando luz sobre las cuestiones más candentes. Aquí resumimos las preguntas más usuales y controvertidas sobre este tema.
– ¿Cómo y dónde se produjo el hallazgo?
Ocurrió por azar. Unos pastores de la tribu Ta´amireh los encontraron en una cueva de Chirbet Qumram, cerca de Jericó. Los manuscritos eran en realidad pieles de oveja enrolladas, de ahí el nombre de «rollos de Qumran». Durante los diez años siguientes fueron exploradas un total de once cuevas, en las cuales aparecieron cerca de 800 rollos, escritos en hebreo, griego y arameo dentro de tinajas. Se supone que fueron escondidos para protegerlos ante una invasión romana de la zona.
– ¿Sobre qué versaba su contenido?
Contenían partes del Antiguo Testamento, entre ellos los libros de Deuteronomio, Josué, Jueces y Reyes; además de salmos, comentarios y otras escrituras.
–¿Quién se hizo cargo de su recopilación y estudio?
Traficantes, anticuarios y científicos lucharon durante los primeros años por conseguir más pergaminos al mejor precio. Los beduinos se negaron a revelar el lugar del hallazgo y hubo que recurrir a la Legión Árabe para localizar la cueva. Tras el paréntesis de la guerra desatada entre árabes y judíos al proclamarse el estado de Israel, se inició la exploración de la zona, dirigida por el servicio arqueológico jordano y el Museo de Palestina, a cuyo frente se encontraba G. Lankester Harding, quien jugó un papel destacado en la recopilación de los manuscritos. La edición y publicación de los fragmentos fue confiada a la Escuela Bíblica de Jerusalén, dirigida por el padre Roland de Vaux. Este religioso y Harding decidieron repartir el trabajo entre un equipo de científicos. En este grupo, compuesto en gran parte por sacerdotes como J. T. Milik y D. Barthélemy, se hallaban también filólogos laicos como Frank Cross y Joseph Allegro, el primero en difundir sospechas sobre el contenido cristiano de los manuscritos, lo que le valió su expulsión de la comisión de estudio.
– ¿Cuál era el material más amenazante para el cristianismo?
Los autores de los rollos manifestaban un nacionalismo militante y mesiánico, antes asociado sólo a los zelotes. Lo verdaderamente conflictivo era relacionarlos con un Jesús apocalíptico.
– ¿Cómo y cuándo se fecharon?
Se dataron en base a hallazgos arqueológicos como tumbas, utensilios y monedas de bronce, cuya fecha abarca un lapso de dos siglos y medio desde el 135 a. C. al 136 d. C. También se llevaron a cabo estudios paleográficos y análisis por carbono 14. Las conclusiones del equipo oficial es que los manuscritos fueron realizados entre el 388 a. C., los más antiguos, y el año 68 d. C., los más modernos.
– ¿Intentó la Iglesia manipular la datación?
Algunos autores como Baigent y Leigh así lo han sostenido. En su libro El escándalo de los Rollos del Mar Muerto (Martínez Roca, 1992), y apoyándose en investigaciones del profesor británico Robert Eisenman, acusaron al equipo internacional, y sobre todo al padre De Vaux, de datar los manuscritos erróneamente, mucho antes de lo correcto, para evitar cualquier posible asociación de su contenido con el cristianismo primitivo.
– ¿Qué habría ganado la Iglesia con una datación errónea?
En principio, tal y como Baigent y Leigh aseguran, cualquier datación podía ser fuente de dificultades para el cristianismo, pero unas convenían más que otras. Si los manuscritos se fechaban como muy anteriores a la era cristiana, podían comprometer la originalidad y singularidad de Jesús y mostrar que algunas de sus palabras y conceptos provenían de una corriente de pensamiento ya establecida. De todos modos, peor era si se databan en la época de Jesús o poco después. En ese caso se podría argumentar que el líder de la comunidad responsable de los manuscritos, llamado Maestro de Justicia, era el propio Jesús, por lo que saldría dañada la imagen de un Jesús divino.
–¿A quién se atribuyeron los manuscritos?
El equipo internacional, no dudó en identificar a los habitantes de Qumran con una colonia esenia mencionada por Plinio (s. I d. C.) y que habitaba en esa zona. Dado que los esenios eran una comunidad muy plural y extendida en la época, se afirmó que éstos eran pacifistas, ascéticos, célibes y ajenos a la actividad pública y política de la época.
–¿Eran esenios los qumranitas?
Este es uno de los puntos de mayor fricción, pues, a pesar de que el consenso internacional así lo acepta, en ningún manuscrito la comunidad se autodenomina esenia. Los qumranitas se definían como los «Guardianes de la Alianza», los «Perfectos del Camino» o los «Hacedores de la Ley». En hebreo se utilizan términos como ma' asim u osim para describir Alianza, Camino y Ley, vocablos en los que algunos autores han querido ver la raíz del término esenio. En todo caso, averiguar con qué secta de la época compartían ideología los qumranitas sigue siendo para los investigadores independientes un reto. Así, gracias a un célebre escrito atribuido al Maestro de Justicia y llamado la Carta haláquica, en la que se enumeran una veintena de normas jurídico-religiosas de la comunidad, se sabe que este grupo participó activamente en la política de su época; que era enemigo de fariseos y mantenía algún punto en común con los saduceos y los zelotes.
–¿En qué no coincide con otras versiones?
El estudio de los manuscritos describe una comunidad preocupada por su época y la teocracia gobernante. La comunidad ya existía desde hace veinte años, cuando liderados por el Maestro de Justicia decidieron salir de su «encierro» y participar en la revolución liderada por los macabeos en el 164 a. C. contra Antioco Epífanes, quien había profanado en el 167 a. C. el Templo e instaurado un ritual y calendario helenístico. Tras la victoria macabea, el Maestro de Justicia no estuvo de acuerdo con la elección de Jonatán Macabeo como sumo sacerdote del templo, pues no pertenecía a la casta sacerdotal de Zadok, en el cargo durante ocho siglos. Entonces se retiró de nuevo a Qumran en espera de lo que ellos llamaban el «final de los tiempos». Allí fue perseguido y probablemente asesinado por Jonatán Macabeo. No fueron nunca aliados de Herodes el Grande, pero durante su reinado algunos quisieron reintegrarse a la sociedad porque, según la profecía del Génesis, el Mesías llegaría cuando el cetro de Israel no se hallara en manos de un judío y Herodes no lo era. Tras su muerte volvieron a Qumrán. La comunidad probablemente desapareció durante la sublevación general de Judea en el 66-73 d. C. Antes ocultaron todos sus documentos en las cuevas cercanas.
–¿Quién era el Maestro de Justicia?¿Pudo ser Jesús?
No fue el fundador de la comunidad del Qumrán. La secta nació antes de que llegara este personaje, aunque su ingreso supuso una renovación para ésta, pues creó un sistema de ritos y reglas dirigidas al cumplimiento estricto de la Torah. Es difícil asociarlo con Jesús porque era de la estirpe de Zadok, mientras Jesús era de la línea de David. Además, nunca se atribuyó a sí mismo la identidad del Mesías. Sin embargo, la persecución a que fueron sometidos y la forma en que murieron –crucificados– guardan cierto paralelismo.
–¿En qué coinciden la doctrina qumranita y el cristianismo primitivo?
Aparte de en numerosas reglas de la vida cotidiana y fórmulas de ritual, como el bautismo, las comidas o la penitencia, la doctrina esbozada en los manuscritos descansa en tres pilares que, en líneas generales y exceptuando ciertas salvedades, coinciden con el mensaje evangélico. Primeramente, la comunidad creía haber recibido una misión especial de Dios durante un período de apostasía, para preparar el fin de la edad y la venida del Reino de Dios, hecho que para ellos ocurriría a muy corto plazo bajo la égida de la Nueva Alianza; idea de la que no está exenta el cristianismo primitivo. En segundo lugar, toda su concepción filosófica descansa en la doctrina de los Dos Espíritus: el del bien y el del mal, simbolizados por la Luz y la Oscuridad. Ambos principios están bajo el poder de Dios y su lucha se refleja dentro de cada hombre. La disciplina puede ayudar a la purificación, pero todo depende de la voluntad y gracia divinas, concepto común al Nuevo Testamento. Por último, algunos documentos hacen referencia a un hecho anunciado y esperado durante siglos: la llegada del Mesías. Según las profecías este «salvador» tenía dos perfiles irreconciliables. Para Isaías sería un siervo que sufre y expía los pecados de Israel, padece persecución y es martirizado. Mientras que según Zacarías sería un caudillo triunfador, un monarca legítimo de la línea de David. Para los cristianos, ambas figuras podrían encarnarse en Jesús. En todo caso, detrás de la vida espartana que llevaba la comunidad Qumran se hallaba el deseo de provocar el advenimiento del Mesías y el fin del mundo.
–¿Fue Juan Bautista miembro de Qumran?
Los esenios acostumbraban a adoptar huérfanos porque la mayoría eran célibes. Tal vez uno de ellos fue Juan Bautista. Los Evangelios dicen que pasó un tiempo considerable en el desierto, cerca de donde se asentaba la comunidad Qumran. Es sabido que en ella se practicaba el bautismo ritual una vez al día, por lo que es posible que Juan tomara esta costumbre de ellos. También coincidía en su afán por la ascesis y ciertos hábitos alimenticios: sólo comían miel y langostas, alimentos mencionados al final de el Documento de Damasco, aunque no se sabe si los esenios ingerían langostas pues eran vegetarianos. En cualquier caso, tanto la comunidad de Qumran como Juan anunciaron que el «Reino de Dios» estaba por venir.
–¿Existe un paralelismo entre algún manuscrito y los evangelios?
La tesis más destacada en este sentido es la sostenida por el profesor Robert Eisenman. Su tesis, resumida por Baigent y Leigh, es que el Comentario de Habucuc es una versión de los Hechos de los Apóstoles. En el Comentario se narra la persecución y posible muerte del Maestro de Justicia. Éste es engañado por un miembro de la comunidad al que llaman el Mentiroso y que es desterrado por su libre interpretación de la ley. Luego acaba cayendo a manos de un Sacerdote Malvado. Los apodos de estos personajes corresponderían, según Eisenman, nada menos que al apóstol Santiago, el llamado «hermano de Jesús», jefe de la Iglesia primitiva y apodado el Justo, cuyas virtudes, carácter y celo por observar la Ley coinciden en muchos puntos con los del Maestro de Justicia. El Mentiroso sería san Pablo, un presunto infiltrado en el seno de la comunidad cristiana primitiva, el cual parece muy atareado en los Hechos de los Apóstoles en negar que miente. Según Eisenman lo que habría hecho es desvirtuar el mensaje de Jesús para convertirlo en un Dios, atribuyéndole todo tipo de milagros y así poder competir con los dioses orientales del momento. Pablo, en claro desacuerdo con Santiago, habría sido el personaje desertor. Mientras que el Sacerdote Malvado no habría sido otro sino Ananías, al cual se acusa en diversos textos de haber lapidado a Santiago, una muerte que según Eusebio de Cesárea causó la sublevación de Judea en el año 66 d. C.

Los rollos más significativosRollo de cobre (68 d. C.)Hallado en la cueva número 3, consigna 64 lugares en Jerusalén y cercanos a Qumran donde se habría ocultado un tesoro de 25 toneladas de oro y 65 de plata y vasijas de uso religioso.Regla de la comunidadHallado en la cueva 1. Describe los rituales y reglas de la comunidad en el desierto, como el bautismo por el agua todos los días, las oraciones al alba y al crepúsculo o la comida de la congregación. Establece una jerarquía de autoridad para sus habitantes: Maestro de Justicia y subordinados. Especifica principios de conducta y castigos por violación de éstos. En este rollo se afirma que los esenios deben caminar por el sendero de la perfección hasta la llegada del profeta y los Mesías de Aarón e Israel.Rollo de la guerra Hallado en las cuevas 1 y 4. Manual de estrategia y propaganda dirigida a levantar la moral contra el enemigo invasor. El jefe supremo de Israel recibe aquí el nombre de Mesías (El Ungido). Ofrece una dimensión metafísica de la lucha contra los invasores, al mostrarla como un choque entre los hijos de la Luz y los de las Tinieblas. Además contiene una pista para establecer su época, pues al hacer referencia al rey de los kittim (invasores) establece que eran soldados de la roma Imperial los que invadieron Palestina. Esto tuvo lugar en el 66 d. C.

Rollo del templo
Hallado en la cueva 11. Se ocupa del diseño y mobiliario del templo, así como de los rituales practicados en él. Pero también es una Toráh o Libro de la Ley alternativa, al ocuparse de leyes relacionadas con el matrimonio y las costumbres sexuales. En él se dice que el rey no puede ser extranjero y tener más de una mujer. Además tiene prohibido casarse con la hermana, tía, mujer de su hermano o sobrina. Estas prohibiciones se promulgaron sólo durante el reinado de Herodes, por lo que algunos intérpretes ven en ello una alusión a tal gobernador.

El Documento de damasco
Una copia de este escrito fue hallada en 1896 en una sinagoga de El Cairo. Incluye una lista de reglas sobre el matrimonio y los hijos, lo que prueba que algunos qumranitas (o esenios) no eran célibes. Alude a unas comunidades afiliadas diseminadas en Palestina, prueba de que no estaban aislados. Y clama como la Regla de la Comunidad contra tres delitos: riqueza, profanación del templo y casarse con la sobrina.
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

AC 401

Nº 401, diciembre de 2023