Conspiraciones

Películas que inspiran "creepypasta"

Los "creepypasta" son actualmente una siniestra fuente de inspiración para cometer crímenes, pero lo cierto es que la influencia de los videojuegos, los cómics o películas del cine, en este nefasto sentido, lleva décadas siendo fuente de sorprendente titulares.

187X270 oscar herredon

Periodista

12 de Diciembre de 2019 (17:00 CET)

Películas que inspiran creepypasta
Películas que inspiran creepypasta

Son demasiadas las películas que han influido de una u otra manera en individuos solitarios, e incluso grupos, a la hora de realizar rituales, sacrificios y crímenes por culpa de los "creepypasta". Y ni qué decir tiene de obras literarias, como el tantas veces citado El guardián entre el centeno de Salinger o, menos conocido, El agente secreto, de Joseph Conrad, así que en las próximas líneas tan sólo citaremos algunas, las que han dado origen a los sucesos más escabrosos y a las noticias más sorprendentes, casi increíbles, aunque tristemente verídicas.

Todavía resuena el eco de las balas del cine de Denver (EE. UU.) en el que, en 2012, un tipo, con motivo del estreno de The Dark Knight Rises, acababa con la vida de 12 personas y hería a otras 59, una matanza que fue bautizada por la prensa como la “Masacre de Aurora”. El detenido se presentó como “El Joker” ante las autoridades. De nuevo el séptimo arte volvía a estar en el punto de mira, siendo criticado por ciertos colectivos por su uso de la violencia como entretenimiento. Es curioso cómo el cine o la música son, principalmente al otro lado del Atlántico, objeto de la ira de los colectivos más reaccionarios que, sin embargo, no sólo no ven el peligro de poseer verdaderos arsenales en sus propiedades, sino que defienden a capa y espada el “derecho” –mentando reiteradamente la Segunda Enmienda de la Carta Magna– a portar armas de fuego. Una paradoja.

Tras realizar la conocida como "Masacre de Aurora", el detenido se presentó ante las autoridades como "El Joker"…

El caso es que el terrible suceso del cine de Aurora no fue el único relacionado con la cinta: meses después una profesora de Indiana tuvo que defenderse de una de sus estudiantes, que la atacó con una hoja de afeitar. Al parecer, la alumna había pedido permiso a la docente para ir al baño a maquillarse, cortándose las mejillas con el fin de parecerse al célebre villano de la saga.

Pero esta nefasta influencia, al margen del debate sobre la gratuidad o no de la violencia en el cine, puede rastrearse muchos años atrás. La primera película que generó una auténtica oleada de violencia fue La Naranja Mecánica, el controvertido film de culto de Stanley Kubrick, adaptación del libro homónimo de Anthony Burgess, estandarte de la realidad distópica. Las andanzas del protagonista Alex DeLarge –un exultante Malcolm McDowell– y su ultraviolenta banda urbana conocida como “drugos”, con su peculiar vestimenta, fue origen de varios altercados: según la prensa sensacionalista británica, inspiró a grupos que, vestidos de la misma guisa, cometieron actos de vandalismo e, incluso, una violación múltiple en la que los agresores, para burlarse de la víctima, cantaron Singing in the rain, como en la cinta. El suceso más trágico fue el asesinato de un adolescente de 14 años a manos de un compañero de clase al parecer influido por el visionario título.

Aquello provocó que el propio Kubrick pidiera a Warner que la película, un año después de su estreno, cancelara su exhibición en Reino Unido hasta su muerte, debido, según declaró su esposa, a que había recibido varias amenazas de muerte.

Chucky está en tus sueños

La lista de películas con mala prensa es larga para destacar todas, pero citaremos algunas más: la saga Muñeco Diabólico, acompañada del mismo aura maldita que el juguete protagonista, como si ello fuera algo cromosómico del cine de terror: al parecer, fue una nefasta inspiración para el joven Martin Bryant, que sufría esquizofrenia y acabó convirtiéndose en el mayor asesino en serie de la historia australiana, responsable de la Masacre de Port Arthur. Según se desprende del sumario, obsesionado con la película –en este caso su secuela, Muñeco Diabólico 2–, se creía una suerte de alter ego de Chucky y, armado con varios rifles semiautomáticos, acabó con la vida de 30 personas en 1995.

Aquel fue el suceso "creepypasta" más grave, aunque no el único: en 1993 tuvo lugar en el condado de Merseyside (Inglaterra) el brutal asesinato del niño de dos años James Patrick Bulger a manos de otros dos muchachos de diez años, John Venables y Robert Thompson, que lo raptaron en un centro comercial para después torturarlo hasta morir. Interrogados por la policía, confesaron que habían visto unos días atrás El Muñeco Diabólico 3. Provocaron tantas heridas en el cuerpo del pequeño, al parecer golpeándole con piedras y ladrillos, que el forense no pudo determinar cuál había sido la causante del deceso.

Lo más leído

Comentarios (1)

Gabriel Eduardo Ruiz anchundia Hace 6 meses
Excelente articulo me gusta lo que publican despiertan nuestra conciencia!!!!!

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 360, Julio de 2020

Nº 360, Julio de 2020

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.