Enigmas y anomalía

Los ataques sónicos llegan a la Casa Blanca

Estados Unidos investiga el segundo caso sospechoso de 'síndrome de La Habana' cerca de la Casa Blanca.

Josep Guijarro

Periodista y escritor

21 de mayo de 2021 (13:04 CET)

Los ataques sónicos llegan a la Casa Blanca
Los ataques sónicos llegan a la Casa Blanca

En noviembre de 2020, un día después de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, un funcionario del Consejo de Seguridad Nacional experimentó síntomas consistentes con lo que se conoce como el Síndrome de La Habana: náuseas, dolor de oído, pérdida de audición, así como vértigo y hemorragias nasales. Semanas después, un segundo funcionario protagonizó síntomas parecidos cerca de la Casa Blanca.

Estos dos incidentes en el centro de Washington, junto con otro caso sospechoso anterior, en el norte de Virginia en 2019, han reabierto el asunto del misterioso Síndrome de La Habana.

Doce diplomáticos estadounidense tuvieron que ser dados baja del servicio en Cuba

Se conoce así porque allí, en la capital de la isla caribeña, se detectaron los primeros casos en diciembre de 2016. Más de cien diplomáticos, espías y tropa estadounidense tuvieron que ser dados baja del servicio en Cuba y en otros países como Rusia, China o Canadá con los mismos síntomas.

Los médicos que examinaron dijeron que los síntomas aparecían después de estar expuestos a fuertes y misteriosos sonidos –una especie de zumbido parecido al de las cigarras– por lo que se sospechó que pudiera ser un "ataque sónico" como el famoso Rayo de Moscú.

La Academia Nacional de Ciencias publicó un informe en el culpaba de los síntomas a un «pulso de radiofrecuencias dirigido».

joe biden
Joe Biden

Ahora, bajo la presión de las víctimas y algunos senadores, la administración de Joe Biden ha intensificado sus esfuerzos para tratar de "identificar la causa de estos incidentes, determinar la atribución, aumentar los esfuerzos de recolección y prevenir" lo que la comunidad de inteligencia ahora denomina "incidentes de salud anómalos", según un comunicado de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional.

Según informa la CNN, el director de la CIA, Bill Burns, ha comenzado a recibir informes diarios sobre este affaire.

El problema, aseguran es que no hay ningún caso determinante y los científicos, ingenieros y expertos médicos están divididos sobre si todos los casos investigados pueden atribuirse a una sola causa.

El gobierno estadounidense ha realizado análisis de sangre a las víctimas en busca de marcadores que puedan indicar exposición a algún tipo de radiofrecuencia. Esa prueba fue una de las herramientas de diagnóstico utilizadas en casos recientes de agentes de inteligencia que reportaron síntomas compatibles con el Síndrome de La Habana, y en el caso de al menos una de las víctimas de la Casa Blanca. Pero la prueba por sí sola no es suficiente para ofrecer un diagnóstico claro, aseguran.

Un memorando de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) hecho público en 2014 reveló la posible existencia de "un arma de sistema de microondas de alta potencia diseñada para irradiar las viviendas, causando numerosos daños físicos, incluido el sistema nervioso dañado", pero el memorando no confirmó la existencia de tal arma o qué país pudo haberla desarrollado.

A falta de la "pistola humeante" los legisladores de los comités de Inteligencia y Servicios Armados de la Cámara y el Senado han exigido detalles adicionales y han instado a los funcionarios de inteligencia a desclasificar toda la información sobre los ataques. El Síndrome de La Habana, sigue siendo un misterio.

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 371, Junio de 2021

Nº 371, Junio de 2021