Hechos paranormales

Fantasmas en el escenario

Los misterios y los famosos suelen estar ligados por un hilo sutil, porque se les presupone una sensibilidad especial que los hace más propensos a vivir experiencias extraordinarias, más allá de lo que lo pueda ser su propia vida. Veamos algunos ejemplos positivos… y negativos.

14 de Enero de 2020 (12:45 CET)

Fantasmas en el escenario
Fantasmas en el escenario

«Vi un OVNI. Sé que sonará como las palabras de un auténtico lunático, pero juro que vi un OVNI». Estas declaraciones del director de películas tan aclamadas como El laberinto del fauno o La forma del agua, premiada con dos Globos de Oro o con el prestigioso premio de la Crítica Cinematográfica, revolucionaron el mundo del cine. Todo ocurrió en las cercanías de la ciudad de Guadalajara, en un lugar llamado Cerro del Cuatro: «Dijimos de ir a la autopista y nos sentamos a tomar una cerveza, mirar las estrellas y conversar. Éramos los únicos de la autopista, y entonces la vimos, una luz en el horizonte volando muy rápido, de manera no lineal. Yo le dije a mi amigo: “Toca la bocina y enciende las luces”, y empezamos a darle al claxon (…). Era un platillo volador, tan típico que tenía luces parpadeando. Es muy triste, me gustaría poder revelar que no son lo que crees que son, pero realmente son tal y como pensamos», aseguró Del Toro. Afirman los expertos que las personas con mayor sensibilidad tienen más posibilidades de sufrir fenómenos inexplicables, sean ufológicos, de fantasmas, paranormales o de otro tipo. Y hay lugares donde dichos sucesos parecen producirse con una asiduidad más habitual de lo que marca la estadística, si es que en estos casos se puede establecer una estadística. Uno de los más reconocidos, por su historia, por su tragedia, por sus inquilinos, y por su estética, es el edificio Dakota de Nueva York. A sus puertas Mark David Chapman descerrajó cuatro disparos a John Lennon. Ocurrió el lunes 8 de diciembre de 1980, pero la historia «maldita» de este edificio, símbolo indiscutible de la neoyorkina calle 72, es aún más antigua. Diseñado en 1880 por el arquitecto Henry Handerberg, éste quiso darle un aire muy cercano al renacimiento de su lejana tierra, el norte de Alemania.

dakota fantasmas escenario
 

El rápido crecimiento de Manhattan hizo que los brazos del acero y el cemento pronto lo acogieran, quedando como una singular creación en mitad de tanto rascacielos. No obstante su fama de maldito no deviene de su tétrico aspecto –no al menos únicamente–.

El Dakota fue edificio cotizado por famosos de todos los tiempos, y algunos se dieron a sus particulares placeres, dejando impresa una huella maldita que aún no se ha borrado.

En el edificio fueron célebres las largas veladas espiritistas que llevó a cabo el genio del cine de terror de la Hammer Boris Karloff –Frankenstein–, que contactaba con los espíritus que se acercaban a aquellas largas sesiones. Aseguran las crónicas que contactaba con el fantasma de uno de sus más ilustres habitantes, Bela Lugosi, el primer Drácula de la historia, que acabó perdiendo la cabeza en su apartamento de este edificio, y pidió ser enterrado con la capa que tanta fama le dio a lo largo de su vida. También aseguran varios investigadores que en uno de sus lujosos apartamentos, a principios del siglo XX, el mago negro Aleister Crowley, la “bestia 666”, celebró varios de sus estrambóticos rituales satánicos. Pero si está especialmente maldito, es por lo que ocurrió a mediados del siglo XX, cuando Roman Polanski decidió acudir al influjo del Dakota, que ya por entonces era conocido por los supuestos poltergeist que en él se desarrollaban, y porque entre otros fantasmas, en sus pasillos se veía el de Karloff, para rodar una de las películas emblemáticas del cine de terror: Rosemary’s baby. Cuentan que Polanski acudió al consejo de Anton Sandor Lavey, el Papa de la Iglesia de Satán, para que las ceremonias que pensaba mostrar en la filmación fueran lo más veraces posibles, lo que despertó la ira de varios seguidores, que se congregaron a las puertas del edificio para mostrar su disconformidad. Entre los allí reunidos se encontraba Charles Manson, fallecido recientemente, que se haría tristemente famoso poco después al idear la terrible matanza de Cielo Drive, que entre otros acabó con la vida de la actriz embarazada Sharon Tate, esposa del propio Polanski… 

Relacionados
Lo más leído
Ver comentarios

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

portada año cero mayo corporativa

Nº 358, Mayo de 2020

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.