Parapsicología

LOS 70: UNA DÉCADA TRÁGICA Y PARANORMAL

Por Javier Pérez CamposComo fruto de una maldición, la década de 1970 fue dejando tras de sí, a lo largo y ancho de España, una funesta estela de accidentes y fatalidades, cuyo número y naturaleza desafiaban la lógica. Varios de estos sucesos iban acompañados de posteriores fenómenos inexplicables, como si el dolor hubiese quedado impregnado en aquellos lugares. De hecho, ya en nuestros días, decenas de testigos –muchos de los cuales ignoraban los antecedentes de estos enclaves– han vivido extrañas experiencias en los focos de aquellas tragedias.

20 de Agosto de 2013 (12:35 CET)

LOS 70: UNA DÉCADA TRÁGICA Y PARANORMAL
LOS 70: UNA DÉCADA TRÁGICA Y PARANORMAL
Precisamente en 1970 se produjo el primero de los dos accidentes que tendrían lugar en el aeropuerto de Los Rodeos (Tenerife) en aquella década. En este caso, un Convair 990 de Spantax con destino Múnich sufrió una explosión en la maniobra de despegue, que acabó con la vida de las 155 personas que viajaban a bordo. El mismo aeropuerto ya había sido blanco de la fatalidad en 1956 (un fallecido), 1964 (tres), 1965 (dos incidentes, 62 víctimas) y 1966 (una víctima). Y volvería a serlo el 27 de marzo de 1977, cuando se produjo uno de los accidentes más graves de la aviación española. La causa: la colisión de un vuelo chárter de las líneas holandesas KLM con un vuelo regular de Pan Am. El resultado: una trágica estela de 583 víctimas. Una terrible concatenación de acontecimientos pareció terminar de labrar su plan a las 17:06:50 UTC, hora en la que se produjo el choque de los aviones.

FIGURAS ERRANTES
Hubo, además, casos de supuestas profecías del accidente. En concreto, fue Peal Vick –director de relaciones públicas de la Universidad de Drake (Carolina del Norte)– quien hizo pública esta información. Al parecer, había sido un francés llamado Lee Fried, quien durante un experimento en que se intentaba que acertara algún titular que pudiera aparecer en la portada del diario local News and Observer del 29 de marzo de 1977, escribió: «331 muertos en la colisión de dos 747. La mayor catástrofe en la historia de la aviación.» Esto fue escrito justo una semana antes del accidente y, aunque las cifras diferían bastante de la realidad, el titular se asemejaba al que muchos otros medios ofrecieron después. Lo curioso es que la hoja de papel donde había dejado escrita la «predicción», había permanecido guardada en un sobre lacrado en el interior de un cajón de la mesa del despacho del director de la universidad, Terry Sanford, hasta el día siguiente de la tragedia. Posteriormente, el fenómeno originó auténticas disputas sobre la posible manipulación del experimento, aunque nadie supo explicar la forma en que podría haberse llevado a cabo.

Y, de nuevo, como una ecuación eterna, surgieron los testimonios de gente que aseguraba haberse topado con figuras errantes, que habían llegado a desaparecer casi delante de sus narices. Es el caso de J. I. G., un soldado que se puso en contacto con el periodista tinerfeño Juanca Romero y que declaró que había una garita del acuartelamiento Las Raíces, muy cerca de Los Rodeos, donde ningún compañero quería hacer guardia a causa de la aparición de una niña: «No soy sólo yo quien dice haber visto a esa niña pasear alrededor de la garita durante la noche. Algunos de mis compañeros la han visto; una niña pequeña con la ropa rota y la piel blanca, muy blanca. Era como un bulto de poco más de un metro de altura que caminaba muy despacio. La vi como borrosa, iba mirando al suelo mientras se arrastraba. Bueno, no es que se arrastrara exactamente, era como si flotara o algo parecido»… (Continúa en AÑO/CERO 277).

Lo más leído
Ver comentarios

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 348, Julio de 2019

Nº 348, Julio de 2019

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.