Misterios

El "Hombre-Perro" de Míchigan

Las apariciones del Hombre-Perro de Míchigan llevan produciéndose hace más de 50 años. Son numerosos los testimonios que avalan su existencia.

espacio misterio

6 de septiembre de 2021 (10:45 CET)

El "Hombre-Perro" de Míchigan
El "Hombre-Perro" de Míchigan

El Dogman (hombre-perro), cuyos testigos describen como un caminante erguido de cabeza canina, cuerpo humano y ojos resplandecientes, es una auténtica leyenda dentro del estado de Míchigan, más específicamente en la ciudad de Gran Haven. Allí, desde hace más de 50 años, la historia ha estado acompañada de numerosas evidencias. En 2007, el mito se vio reforzado por la película Gable, en donde se mostraba la existencia del hombre perro a partir de una película casera de mediados de la década de 1970. Aunque en 2010 sus creadores dijeron que la película era falsa, distintos testimonios sobre encuentros con el hombre perro siguen alimentando la leyenda a día de hoy.

Medía casi dos metros y me estaba mirando fijamente. Me congelé y comencé a llorar

Uno de los más intrigantes pertenece a un residente de la zona de Gran Haven, de nombre Ben. De joven, aseguró haber visto en tres ocasiones diferentes al hombre perro, entre 1993 y 1994. Es por esto por lo que, tras estas experiencias, consideró que había visto a criaturas diferentes y llegó a mencionar la existencia de una manada que habitaría en la zona.

El primer avistamiento sucedió en 1993, mientras Ben caminaba de noche por los senderos de la reserva natural de Hofma junto con cuatro amigos más. De repente, al pasar un puente, oyeron un extraño sonido. En ese momento, Ben se giró hacia el lugar del que provenía y vio a un perro parado detrás de un árbol, como a veinte metros de distancia de donde ellos se encontraban. «Pensé que solo era un perro caminando, pero de repente, se puso de pie sobre sus patas traseras. Nuestros ojos se encontraron y nos miramos el uno al otro durante unos minutos hasta que se fue». Nadie de los presentes pudo explicar este inquietante suceso.

«ME ESTABA MIRANDO FIJAMENTE»

El segundo caso es aún más estremecedor. Ocurrió a finales de ese mismo año, en la entrada de su casa. Ben salió a la calle en dirección hacia su coche, cuando antes de alcanzarlo pudo observar a la criatura levantándose detrás del vehículo. «Se puso de pie sobre sus patas traseras, tenía los ojos amarillos. Medía casi dos metros y me estaba mirando fijamente. Me congelé y comencé a llorar». De repente, la criatura dio tres saltos y desapareció entre la maleza justo en el momento en el que la familia de Ben salía de la casa.

Un automóvil circulaba por Lakeshore Drive cuando colisionó con un animal grande

Pero todavía le quedaba a Ben un encuentro más. Este último tuvo lugar al año siguiente, en 1994. Su primo y él estaban caminando por la noche en dirección a la playa. Mientras los dos miraban a un ciervo que estaba parado en el camino, una enorme criatura similar a un perro apareció de la nada, cogió al animal y se lo llevó dentro de la maleza. «Fuimos al lugar y vimos perfectamente dónde terminaba las huellas de los ciervos. Desaparecieron, dejando solo las huellas de esa cosa».

Algún accidente también ha podido tener relación con el hombre perro, como relata el siguiente testimonio de principios de 1994. Un automóvil circulaba por Lakeshore Drive cuando colisionó con un animal grande. Los ocupantes del vehículo salieron ilesos y no se encontraron rastros de sangre ni ningún cadáver de un animal cerca. Aunque el conductor nunca pudo explicar qué golpeó el vehículo, un testigo aseguró que fue un animal grande de pelaje gris.

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 374, Septiembre de 2021

Nº 374, Septiembre de 2021