Misterios

Los primates 'pueden leer' los pensamientos humanos

Definitivo: Los primates pueden leer el pensamiento de los seres humanos. Un estudio científico sobre 30 primates demuestra que nuestros primos evolutivos pueden anticiparse a las acciones humanas.

Josep Guijarro

Periodista y escritor

17 de Octubre de 2019 (13:00 CET)

primates leer pensamiento
primates leer pensamiento

Yo creo que tú crees que yo creo… Así podríamos explicar la llamada “Teoría de la mente” que podríamos definir como la capacidad de ser conscientes de las diferencias existentes entre el punto de vista propio y el de los demás. Dicho de otra manera, esta facultad nos posibilita leer el pensamiento de otros sujetos sin suponer que estas ideas o pensamientos son iguales a las nuestras de forma casi automática, casi inconsciente. Hasta ahora, los científicos creían que esta facultad era exclusiva de los seres humanos, pero un experimento liderado por Fumihiro Kano, del santuario de primates Kumamoto de la Universidad de Kioto, parece estrechar las diferencias entre los humanos y los simios.

Kano diseñó un experimento para 14 chimpancés, 9 bonobos y 7 orangutanes con el fin de conocer si éstos podían anticipar correctamente qué acción realizaría un sujeto que había sido engañado. ¿Precognición? No exactamente. A cada simio, se le proyectaba un vídeo en el que se veía a una persona disfrazada de mono llevándose una piedra que había sido ocultada dentro de una caja sin que el humano sepa cuál de las dos de la escena es; más adelante, un niño entra en la estancia para recoger la piedra y elige entre una de esstas dos cajas. ¿Cuál elegirá? ¿La que ha visto depositar la piedra? ¿La vacía?

Pues bien, como a los simios se les controlaba su registro ocular, podemos saber con certeza que, de los 30 animales examinados, 22 miraron directamente a las cajas y 17 de ellos lo hicieron concretamente a la caja donde la persona esperaría encontrar la piedra. Esto significa que los primates fueron capaces de predecir el comportamiento del humano, ya que miraron donde él iba a ir a buscar la piedra.  Los resultados han sido publicados por la revista «Proceedings of the National Academy of Sciences» (PNAS), y cabe preguntarse si esta «regla de comportamiento» se produjo porque los primates entendieron el estado mental del individuo o, por el contrario, se fijaron simplemente en el último lugar visto por el sujeto.

Para salir de dudas, Fumihiro Kano propuso un segundo experimento con la misma escena. La diferencia estribaba en que, en lugar de esconderse detrás de una puerta, el humano lo hacía detrás de un panel que podía ser opaco o translúcido. Los simios conocían bien las características de ambas barreras. Pues bien. Con el panel opaco, los simios anticipaban que el humano escogería la caja donde había visto que estaba el objeto escondido mientras que, con el translúcido, anticipaban que no escogería nada ya que había visto cómo se la llevaban. Es más, los simios miraban las dos cajas durante el mismo tiempo según su sensor ocular. Los resultados sugieren que compartimos esta habilidad con nuestros primos evolutivos” –según Kano. Definitivamente, se confirmaba que los simios también tienen su teoría de la mente particular. Anticipaban las acciones de los seres humanos.

Imagen que los simios veían en el monitor. Los puntos rojos indican el punto de atención
 

En los bebés de nuestra especie, a los nueve meses de vida aprendemos a tener en cuenta hacia dónde están centrando su atención los demás, y por lo tanto podemos reclamar esa atención para uno mismo o hacia algo que se encuentra alrededor. De esa revolución cognitiva emanan habilidades que construyen y potencian la creación de conductas sociales complejas, como el juego simulado, donde se requiere entender que otro está usando un plátano como si fuese un teléfono, o la imitación, en la que el niño aprende de las acciones del adulto y es capaz de figurarse el objetivo de cada uno de los movimientos que está viendo.

Relacionados
Lo más leído
Ver comentarios

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Portada Año Cero Noviembre 2019

Nº 352, Noviembre de 2019

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.