Misterios
24/10/2023 (08:00 CET) Actualizado: 24/10/2023 (08:00 CET)

Seres míticos que dieron el paso a la realidad

Sirenas, unicornios, gigantes y otras extrañas criaturas han llenado páginas en nuestros libros de historia

Sergio solsona
24/10/2023 (08:00 CET) Actualizado: 24/10/2023 (08:00 CET)
Muchos de los animales míticos resultaron ser fraudes
Muchos de los animales míticos resultaron ser fraudes

El pasado 14 de septiembre, el periodista Jaime Maussan presentó en la en la cámara de representantes de México, dos presuntas momias que -según él- son de seres no humanos.

Pese a que los estudios han concluido que se trata de un elaborado fraude (construidas con diferentes tipos de restos óseos) muchos aún creen que se trata de momias de extraterrestres.

A lo largo de la historia, hemos visto descubrimientos similares. Muchos de ellos tardaron años en ser expuestos como falsificaciones. Los "eslabones perdidos" de la evolución, las sirenas, los unicornios, los gigantes y otras criaturas supuestamente míticas han llenado páginas en nuestros libros de historia. Cada uno de estos casos, de una forma u otra, ha sido presentado de una manera que capturó nuestra imaginación. Nuestra curiosidad y deseo de conocer nos lleva a querer creer que estas cosas son reales, y a menudo, son difíciles de desacreditar.

El hombre de Piltdown
El hombre de Piltdown

Un ejemplo famoso de esto es el caso del hombre de Piltdown. Fue descubierto en Inglaterra en 1908 y durante un tiempo se consideró como un antecesor humano, una especie intermedia entre el hombre y el simio que respaldaría la teoría de la evolución de Darwin. Sin embargo, tuvimos que esperar hasta 1953 para que se demostrara que todo era un engaño, construido a partir de huesos de orangután, colmillos de mono y un cráneo humano.

Estos tipos de fraudes no son raros y, no solo distorsionan nuestra comprensión de la realidad, sino que también crean obstáculos para aquellos que hacen descubrimientos genuinos y sorprendentes.

El gigante de Cardiff
El gigante de Cardiff

Un caso similar es el llamado "Gigante de Cardiff". Fue un fraude perpetrado en 1869 por un estanquero llamado George Hull, quien hizo esculpir una figura humana de 3,10 metros de altura a partir de un bloque de yeso y luego la enterró para que fuera "descubierta" por un constructor de pozos.

Estos montajes eran muy comunes y, lamentablemente, en ocasiones, obstaculizaban el progreso real de la investigación científica. Pero, ¿sabes qué? Aun cuando estas falsificaciones se desenmascaraban, la huella que dejaban en la imaginación de la gente a menudo perduraba.

Un ornitorrinco
Un ornitorrinco

Un caso más reciente nos lleva a la época en que el ornitorrinco fue descubierto por primera vez por europeos en 1798. Su apariencia tan extraña llevó a los científicos británicos a sospechar que se trataba de un fraude. Algunos llegaron a creer que alguien había cosido el pico de un pato al cuerpo de un animal parecido a un castor. Incluso llegaron a usar tijeras para verificar si había suturas en la piel disecada.

Otro caso famoso involucra a las sirenas disecadas. Un ejemplo es la sirena de Fiji, que fue comprada por el Museo Americano de Historia Natural después de ser exhibida en un circo en 1922. Incluso en Japón, en varios templos, se pueden ver momias que parecen ser sirenas reales y muy convincentes.

Una de las sirenas de Fiji
Una de las sirenas de Fiji

También hay casos que nos hacen sonreír, como el descubrimiento de lo que se creía que eran restos inequívocos de gigantes. Uno de los primeros fósiles de dinosaurios encontrados en 1763 por Robert Brookes, se parecía a unos lóbulos colgantes, por lo que decidió llamarlo "Scrotum humanum". Algunos tomaron esto en serio y propusieron que se trataba del fósil de los testículos de un gigante. ¡Sorprendente, verdad?

Y luego, en los años 80, el circo Ringling presentó al mundo unicornios reales, lo que llevó el asunto a los tribunales. Se realizaron radiografías de estos seres mitológicos y el resultado fue inesperado: aquel cuerno resultó ser real y no había sido pegado de manera artificial. Sin embargo, no eran caballos, sino cabras a las que se les había sometido a una pequeña cirugía cuando eran muy jóvenes para unir sus dos incipientes cuernos.

Unicornio del circo Ringling
Unicornio del circo Ringling

La ciencia que se dedica al estudio del fenómeno ovni es un campo relativamente nuevo, y si se aborda con rigor, puede brindarnos valiosos conocimientos. Sin embargo, partes de momias modificadas, huesos de cráneo de llama, cubiertos de natrón y con dos piedras que simulan huevos no deberían haber llegado a la cámara de diputados de México. Esperemos que la ciencia continúe avanzando y desmienta este fraude. Mientras tanto, seguiremos disfrutando de historias sobre unicornios gigantes y sirenas, porque a veces, creer en lo inusual es simplemente divertido.

Sobre el autor
Sergio solsona

Escritor, promotor cultural y divulgador histórico. Entre sus obras publicadas se encuentran los títulos: «Maestrazgo templario» y «Los Cuentos del Grial».

Destacan sus colaboraciones en programas radiofónicos y televisivos como: Cuarto Milenio, Espacio en Blanco de RNE, Ser Historia de Cadena Ser, y en las revistas «Más allá», «Enigmas» y «Otros mundos». También es creador del blog «Maestrazgo Templario»

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Año Cero 405

Nº 405, julio de 2024