Mundo futuro

Así serán los alimentos del futuro

Los alimentos del futuro serán una consecuencia de la aplicación de la ingeniería genética y las más modernas tecnologías. ¿Qué comeremos de aquí a unos años?

17 de Junio de 2019 (10:03 CET)

Así serán los alimentos del futuro
Así serán los alimentos del futuro

¿Huevos vegetales? ¿Carne fresca libre de grasas dañinas salida directamente de la impresora? ¿Un tomate con el triple de vitaminas? ¿Existen las supernaranjas? Aunque la polémica siempre acompañará a ciertas prácticas biotecnológicas aplicadas al ámbito de la alimentación, es posible que su uso seguro pueda generar alimentos a medida que contemplen la singularidad genética de cada individuo, capaces de actuar como verdaderos  medicamentos, o por utópico que parezca, resolver los problemas de hambrunas que no sean gestionables desde una distribución justa. Hoy en día contamos con algunos ejemplos de alimentos cuyo diseño en laboratorio parecía ser cosa de los escenarios futuristas de la ciencia ficción, y que realmente son la avanzadilla de una verdadera revolución que cambiará la manera de alimentarnos. Aunque viene en polvo y envasado, Beyond Eggs es el primer «huevo vegetal» que parece haber conseguido realmente imitar el sabor, la textura y la versatilidad culinaria de los huevos, además de aquello que lo han convertido en uno de los alimentos más completos: sus nutrientes. Está elaborado con proteína de soja, lecitina de girasol, savias vegetales espesantes y aceite de colza o canola. La empresa americana Hampton Creek Foods (JUST) está siendo la encargada de obrar el milagro, una proeza iniciada en 2013 que va más allá de los aspectos vinculados con la salud pues, como sucede con otros productos de origen vegetal, entra de lleno en el debate animalista. 


IMPRIMIR UNA HAMBURGUESA

Los huevos vegetales resuelven de un plumazo, nunca mejor dicho, la explotación y sufrimiento de las gallinas, por no hablar de las ventajas medioambientales –reducción de residuos, menor consumo de recursos, etc…– y la ausencia de la toxicidad propia de los tratamientos que reciben los animales, como antibióticos y hormonas. Y para colmo, pueden ser ofrecidos a un precio similar al huevo tradicional y sin generar problemas de alergias o salmonelosis. 

No contentos con ello, a finales de 2017 lanzaron Just Egg en formato líquido, en este caso con agua y proteína de mungo o soja verde como base. El caso empresarial de JUST es realmente singular, pues ha elaborado varios productos en colaboración con Kawadah Farms, como el Power Gari, a base de yuca, soja y azúcar de caña, cuyos elevados niveles de proteínas, carbohidratos, vitaminas y minerales están permitiendo luchar contra la desnutrición en Liberia y otros  países de África Occidental. Esta misma empresa trabaja en la «carne cultivada» o «carne sintética», obtenida sin criar ni sacrificar animales, a partir de células musculares que son alimentadas in vitro para hacerlas crecer, como ocurre con el yogur.

 Se resuelve así el debate animalista y medioambiental, obteniéndose un producto puro, limpio de tóxicos y en el que pueden controlarse los niveles de nutrientes poco recomendables, como el colesterol. No obstante, quedaría por resolver la crisis que sufriría el modelo ganadero tradicional. Este producto cárnico base daría lugar a toda la gama de derivados actuales, gracias por ejemplo a la utilización de impresoras 3D. De hecho, la empresa Meat&Livestock presentó tiempo atrás una máquina que utilizaba como «tinta» proteína animal extraída de carne molida y restos cárnicos. Sólo es cuestión de tiempo cambiar una tinta por otra y poder imprimir un solomillo de ternera, nuggets o un filete de abadejo. 

SUPERALIMENTOS

Hace unos años, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España participó en una investigación que consiguió producir naranjas en sólo cuatro meses, con 36 veces más beta-caroteno y un 20% más  de antioxidante en zumo. Es apenas un ejemplo de un terreno en el que se cultiva arroz con hasta el triple de hierro y zinc, así como calabazas, batatas dulces y maíz que cuadruplican su vitamina A. El supertomate actual contiene hasta seis veces más vitamina E y el doble de A y Licopeno. Todo con mayor producción y rapidez en las cosechas.

Relacionados
Lo más leído
Ver comentarios

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Portada Año Cero Diciembre 2019

Nº 353, Diciembre de 2019

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.