Ciencia

Gran Adria: los restos de un continente perdido

En más de 30 países de Europa se han encontrado evidencias de un continente llamado Gran Adria, cuyos restos reposan debajo del viejo continente

Josep Guijarro

Periodista y escritor

8 de Octubre de 2019 (11:00 CET)

Hallan los restos de un continente perdido
Hallan los restos de un continente perdido

Un grupo internacional de científicos ha encontrado evidencias de un viejo y desconocido continente ¡debajo de la actual Europa! Sí, esta tierra hoy oculta por las cadenas montañosas del viejo continente ha sido bautizada por los geólogos como Gran Adria. El estudio publicado en Gondwana Research  explica que este continente perdido tuvo el tamaño de Groenlandia y se separó del norte de África hace unos 140 millones de años.

Es imposible, por tanto, cualquier relación con la mítica Atlántida que algunos autores situaron en el Mediterráneo y, concretamente en los alrededores de Creta puesto que el relato de Platón nos permite determinar que el cataclismo que acabó con la isla y su esplendorosa capital Poseidón tuvo lugar alrededor de 12.000 años atrás. Adria, es mucho más antigua que la Atlantis literaria, pero su hallazgo tiene tremenda importancia para conocer la historia violenta y complicada que sufre la corteza terrestre… Ahí sí que podemos incluir a la Atlántida.

En la actualidad, los únicos restos visibles de la Gran Adria son las calizas y otras rocas ubicadas en las cadenas montañosas del sur de Europa.

Los geólogos, encabezados por Douwe J.J. van Hinsbergen, creen que estas rocas comenzaron siendo sedimentos marinos y cuando la superficie de la corteza terrestre las “raspó” las elevó a su actual situación por medio de colisiones entre placas tectónicas, la mayor parte de aquella superficie, sin embargo, quedó sumergida bajo la actual Europa hace 100 o 120 millones de años.

Hay rocas visibles de la Gran Adria en una franja de 30 países, de España hasta Irán.

El geólogo holandés y sus colegas han invertido más de una década en recoger información sobre las edad de las rocas procedentes del continente perdido. No sólo eso, han estudiado la dirección de los campos magnéticos atrapados en ellas para identificar gracias a un software especializado no solo cuándo, sino dónde, se formaron estas piedras.

“La subducción, el hundimiento de una placa debajo de la otra, es la forma básica en que se forman las cadenas montañosas”, explica Van Hinsbergen en un comunicado sobre Gran Adria. “Nuestra investigación proporciona una gran cantidad de ideas sobre el vulcanismo y los terremotos, que ya estamos aplicando en otros lugares. Incluso puede predecir, en cierta medida, cómo se verá un área determinada en el futuro lejano” -añadió.

Relacionados
Lo más leído
Ver comentarios

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Portada Año Cero Noviembre 2019

Nº 352, Noviembre de 2019

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.