Conspiraciones

La "neolengua" que nos domina

Cada vez más organizaciones intentan imponer su ideología mediante el retorcimiento del significado de las palabras.

Miguel Pedrero

16 de septiembre de 2021 (11:43 CET)

La "neolengua" que nos domina
La "neolengua" que nos domina

Todavía recuerdo con rabia cómo la banda terrorista ETA –por fortuna ya desaparecida– se refería a los atentados que cometía con la expresión "lucha armada", y todavía con mayor furia comprobar que los terroristas habían ganado la batalla cultural al conseguir que muchos periodistas y medios de comunicación empleasen el término "lucha armada" para referirse a sus cobardes crímenes, consistentes en poner bombas, activar coches con explosivos o matar por la espalda o a traición a policías, militares, guardias civiles, concejales, políticos, juristas, niños… Sus actos nada tenían que ver con un enfrentamiento armado, pero lo cierto es que al "colocar" dicha expresión incluso en labios de sus enemigos, ya habían salido victoriosos de la batalla de las ideas. Los etarras y sus acólitos estaban empleando la lengua como arma –a modo de "neolengua", como expresó George Orwell en su novela 1984–, algo cada vez más común en organizaciones que pretenden imponer sus ideas mediante el retorcimiento del significado de las palabras. También la OTAN suele emplear la expresión "víctimas colaterales", que suena demasiado neutro, para aludir a civiles asesinados como consecuencia de sus actos de guerra. Y otro tanto podemos decir de nuestros "queridos" políticos y sus correas de transmisión, los mass media, que no se cansan de repetir machaconamente expresiones neolinguísticas como "flexibilidad laboral" (¿quién puede estar en contra de la flexibilidad?), que significa recortes en los derechos de los trabajadores; "moderación salarial" (¿quién va a posicionarse contra la moderación?), que en realidad es un descenso de los salarios; "copago sanitario", que parece una colaboración, pero que en el fondo significa "repago", es decir, que vamos a pagar las medicinas dos veces: una vía impuestos y otra al adquirirlos en la farmacia; "movilidad exterior de los jóvenes", que suena guay, aunque lo que oculta es la realidad de miles de chavales que tienen que emigrar porque en su país no hay trabajo; y así podríamos seguir hasta el infinito…

Relacionados
Lo más leído

Comentarios (3)

francisco Hace 1 mes
En el libro "La lengua del Tercer Reich" de Victor Klemperer, se puede ver como cambio a toda una nacion y a dondo condujo esto.
francisco Hace 1 mes
Efectivamente, todos los regimenes politicos, sobre todo los dictatoriales, Goebbels, ministro de la propaganda del III Reich, Stalin y Mao en sus respectivas Republicas, Podemos y sus acolitos en la actualidad, retuercen y rebuscan en el lenguaje unas formas muy "guays" que generalmente son absorbidas por mucha parte de la poblacion. Es una manera de ganar sus "batallas" aparentemente inocua, pero que por los ejemplos anteriores, han sido o pueden llegar a ser fatales para una poblacion.
Josb Hace 1 mes
Me vino a la mente el mal llamado "lenguaje inclusivo"... "elle, compañere, amigue... Etc". Una minoría que peca de querer seguir manipulando a la sociedad.

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 375, Octubre de 2021

Nº 375, Octubre de 2021