Enigmas y anomalía

Bigfoot, la prueba definitiva (II)

La prueba definitiva de la existencia del bigfoot. Eso dicen los expertos. Y es que desde 1830 tenemos informes que avalan la existencia de esta misteriosa criatura.

14 de Agosto de 2019 (16:30 CET)

Bigfoot, la prueba definitiva (II)
Bigfoot, la prueba definitiva (II)

Ya comentamos que Patterson montaba a caballo en compañía de Bob Gimlin, muy cerca de Bluff Creek, en la región norte de California. De repente los caballos se asustaron. Allí estaba ella. Era una bigfoot hembra. Pocos antes de que la criatura saliera huyendo pudieron grabar unos minutos en los que aparece caminando. Para la American Bigfoot Society la grabación es real. Esta es una de las agrupaciones más prestigiosas en la investigación de este asunto, «compuesta por hombres y mujeres de todo el mundo, que comparten el objetivo común de documentar lo que se ha descrito como un primate norteamericano bípedo vertical. La lista de miembros está compuesta por académicos y “trabajadores de campo”. Algunos han tenido su propio avistamiento; otros no», aseguran sus miembros.

En el lugar en el que se realizó la grabación se hallaron varias huellas –de las que se hicieron moldes–, cada una de 40 centímetros, lo que equivale a una talla 60 de pie.

Pues bien, pocos documentos en el mundo de la criptozoología han resultado ser tan populares, fascinantes y controvertidos como esta filmación, aunque su autenticidad siempre ha sido cuestionada, alegándose que es un hombre con un traje de simio.

El último peritaje, posiblemente el más completo de todos, lo realizó Bill Munns, licenciado en Estudios Cinematográficos por Los Ángeles College de California, y experto en efectos especiales y maquillaje artístico. Por lo tanto es una autoridad a la hora de determinar si estamos ante un montaje, o podría ser otra cosa. Las áreas de debate para el profesional son que «algunos sostienen que las proporciones corporales están fuera del alcance humano, los brazos demasiado largos, las rodillas demasiado bajas, la cabeza demasiado baja y hacia adelante, y los escépticos hablan de disfraces que pueden dar una apariencia de proporciones tan inusuales. Por otro lado los patrones de piel y de luz en el pelaje dan la apariencia de movimiento muscular, y los argumentos contrarios se refieren a líneas y formas alrededor de la cadera y la pelvis, que pueden parecer pliegues de tela. Hay más. La “marcha dócil” –un patrón de caminar con las rodillas dobladas constantemente y el cuerpo más abajo– es descrito por muchas personas que han estudiado la película, y los argumentos van de ida y vuelta sobre si los humanos pueden duplicarlo». Como decimos estas son algunas de las dudas que han generado más debate entre quienes defienden la autenticidad de la «filmación Patterson» y quienes creen que es un fraude. Sin embargo Munns, tras sus estudios, parece tenerlo muy claro: «Tenemos el tamaño de la cabeza, la parte posterior del cuello, la musculatura frontal y los contornos musculares de la espalda, el movimiento de los senos ya que es una hembra, la manera en que la piel se estira en los costados, las proporciones… Es decir, todo indica que no es tecnológicamente hablando un traje que se pudiese fabricar en 1967 con los materiales de entonces».

pruebas bigfoot
 

Además, añade Munns que «con respecto a la masa de los senos tenemos que precisar que los materiales que alguien podría usar para fabricar un traje en 1967 son del tipo espuma de poliuretano flexible. Podemos esculpirlos, moldearlos y crear las prótesis, llegando a lucir como un seno natural. Pero ninguno de los materiales puede producir movimientos fluidos. Simplemente no se mueven porque son sólidos. Por contra los tejidos naturales que conforman los senos humanos están llenos de agua y encapsulados en colágeno. Debido a que no presentan huesos de ningún tipo en su interior se ven afectados de manera clara por los movimientos. Lo que hicimos fue comparar imágenes reales de mujeres en movimiento con prótesis artificiales de látex, y encontramos que los movimientos naturales de los senos reales casan con el desplazamiento de los senos de la bigfoot en la filmación Patterson, otro indicador infalible de que lo grabado es algo biológico».

Relacionados
Lo más leído
Ver comentarios

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Portada Año Cero Octubre 2019

Nº 351, Octubre de 2019

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.