Historia oculta
25/10/2023 (08:00 CET) Actualizado: 11/03/2024 (10:27 CET)

El Castillo de los Masones

Un castillo de Teruel pudo ser uno de los primeros lugares del mundo donde se realizaron iniciaciones masónicas

Sergio solsona
25/10/2023 (08:00 CET) Actualizado: 11/03/2024 (10:27 CET)
Sotano del castillo de Mora de Rubielos
Sotano del castillo de Mora de Rubielos

El castillo de Mora de Rubielos, en Teruel, podría ser uno de los primeros lugares del mundo donde se llevaron a cabo iniciaciones masónicas, al menos eso sugieren algunos expertos. En este edificio, se pueden apreciar numerosos símbolos grabados en la roca. Entre ellos destaca una escalera de caracol con 33 símbolos marcados en los peldaños. Los tres primeros escalones no tienen ninguna marca y corresponderían a los grados de aprendiz, compañero y maestro. Luego, hay 33 escalones con diferentes símbolos, que representarían los grados establecidos en la logia para alcanzar la plenitud. Comenzando con la escuadra, la escalera asciende con marcas visibles en los peldaños. El trigésimo sexto escalón tiene una estrella de ocho puntas unida a una cruz, simbolizando el alfa del nacimiento y la omega de la muerte.

En la amplia bodega a la que se llega descendiendo por estas escaleras, se puede ver un gran triángulo equilátero al que le falta la parte superior. Estas salas se utilizarían para antiguas ceremonias propias del llamado rito escocés antiguo. En el ritual de acceso al grado de maestro, el postulante era descendido con cuerdas hasta una sala subterránea en el "descenso a la cripta del templo". Fue allí, al llegar a la sala inferior, cuando el iniciado podría ver el enorme triángulo que todavía se puede apreciar en la pared, para luego regresar por la escalinata de caracol. Al menos, esto es lo que proponen expertos como Miguel Hernández Bronchud.

Las marcas de los 33 escalones
Las marcas de los 33 escalones
 

El doctor Hernández visitó el castillo de Mora de Rubielos a principios de los años 90 por razones familiares, ya que su abuelo estuvo preso en esa fortaleza después de la Guerra Civil española. Sin embargo, cuando notó un orificio en el centro de la sala de la capilla y descendió por las escaleras de caracol, se dio cuenta de que este lugar había tenido una función específica en lo que hoy llamamos masonería. El señor Hernández es doctor en medicina en Londres y también es masón, habiendo sido iniciado en la logia de Londres, una de las más antiguas del mundo, por lo que está seguro de lo que afirma.

El misterio histórico radica en que la estructura actual del edificio data del siglo XIV, mientras que la masonería se cree que comenzó alrededor de 1723 en Gran Bretaña. Esto plantea interrogantes sobre cómo se adquirieron estos conocimientos fuera de su tiempo. Aquí es donde entra en juego el nombre de Juan Fernández de Heredia.

Don Juan Fernández de Heredia
Don Juan Fernández de Heredia

Fernández de Heredia fue una de las figuras más destacadas del siglo XIV. Llegó a ser gran maestre de los caballeros de San Juan de Jerusalén y patrocinó numerosas obras arquitectónicas, incluida la ampliación de la imponente fortaleza de Mora de Rubielos, que era su palacio personal. No fue el único castillo que poseyó, ya que también tenía el de Alfambra, donde comenzó su andadura de joven, y el de Villel del Río, su primera encomienda. Estos tres castillos blancos sobre fondo rojo eran su escudo de armas. Fernández de Heredia fue una figura excepcionalmente culta y extravagante, además de un gran mecenas y diplomático. En su biblioteca personal se conservan muchos manuscritos en los que se representa a sí mismo con diversos atuendos en las letras capitales que encabezan las obras. En algunos de estos manuscritos, se viste con los ropajes típicos de un mago de la época y lleva la cruz de la orden del hospital en el pecho.

Este caballero aragonés trajo a los mejores canteros de Aviñón para construir el castillo de Mora de Rubielos

Castillo de Mora de Rubielos,Teruel
Castillo de Mora de Rubielos,Teruel

Este personaje histórico luchó en la Guerra de los Cien Años, defendiendo al rey de Francia y cayendo prisionero en la batalla de Poitiers en 1356. Posteriormente, fue liberado y pasó varios años en las islas británicas, aunque no se conoce con exactitud lo que hizo en ese período. Inevitablemente, tuvo una estrecha relación con los canteros y constructores, ya que promovió grandes obras en toda Europa, incluyendo las murallas de la sede Papal en Aviñón. Desde allí, trajo a los mejores canteros para construir el castillo de Mora de Rubielos. En su juventud, fue nombrado caballero en Alfambra, una fortaleza que había pertenecido a los templarios y que pasó a la orden de San Juan de Jerusalén después de la persecución de los templarios. Muchos de sus maestros eran originalmente pobres caballeros del manto blanco.

Tradicionalmente, se ha sospechado que la masonería se originó a partir de conocimientos y ritos procedentes de los templarios, aunque nunca se ha especificado cómo se fusionaron exactamente los símbolos de los gremios de constructores con los conocimientos iniciáticos para dar lugar a la masonería especulativa. En este contexto, la figura de Juan Fernández de Heredia encajaría perfectamente. Se cree que él llevó a las islas británicas estos ritos que ya practicaba en la península. Aunque en tierra hispánica no arraigaron, en las verdes islas, estas prácticas evolucionaron hasta lo que conocemos hoy en día.

Escudo de la Gran Logia Unida de Inglaterra
Escudo de la Gran Logia Unida de Inglaterra

Los estudios publicados en el libro El Castillo Encantado de Miguel Hernández Bronchud, revelan otra pieza del rompecabezas que encajaría. Uno de los datos en particular convenció a este autor de que iba por el buen camino. En el escudo de la Gran Logia Unida de Inglaterra (imagen superior) podría encontrarse la prueba definitiva. Hay una parte de esta heráldica que nunca ha sido explicada de manera clara en cuanto a su origen. Estos símbolos en concreto se sabe que provienen del antiguo gremio de constructores de Londres y son los más antiguos que se conservan, anteriores al uso del compás y la escuadra como emblema reconocible.

En el escudo de este cuartel, aún hoy en día, se pueden ver tres castillos blancos sobre fondo rojo, los mismos que lucía Heredia en sus escudos: el castillo de Mora de Rubielos, el de Alfambra y el de Villel.

Será difícil que los poderosos señores de los anillos de oro y las logias admitan que el sabio caballero aragonés pudo haber iniciado esta institución universal. No obstante, será casi imposible que reconozcan que esos castillos de su heráldica siguen en Teruel, esperando revelarnos sus secretos.

Sobre el autor
Sergio solsona

Escritor, promotor cultural y divulgador histórico. Entre sus obras publicadas se encuentran los títulos: «Maestrazgo templario» y «Los Cuentos del Grial».

Destacan sus colaboraciones en programas radiofónicos y televisivos como: Cuarto Milenio, Espacio en Blanco de RNE, Ser Historia de Cadena Ser, y en las revistas «Más allá», «Enigmas» y «Otros mundos». También es creador del blog «Maestrazgo Templario»

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Año Cero 405

Nº 405, julio de 2024