Civilizaciones perdidas

La máquina de Antikythera tenía un propósito astrológico

Tras diez años de trabajo para descifrar las inscripciones del antiguo "mecanismo de Anticitera" ha revelado que, entre sus utilidades, sirvió para hacer predicciones astrológicas.

14 de Junio de 2016 (09:54 CET)

La máquina de Antikythera
La máquina de Antikythera

Corría el año 1900. Un buceador llamado Elías Stadiatos se sumergía en la costa sudeste de Grecia, muy cerca de la minúscula isla de Antikythera, para conseguir esponjas, una de las compras más típicas de los turistas que visitan el viejo barrio de Plaka, en la capital griega. Sin embargo Stadinatos vio súbitamente frustrada su inmersión. Allí, a 40 metros de la superficie, algo lo había asustado. Cuando se despojó de su escafandra sólo pudo gritar jadeante: "¡Mujeres! Hay mujeres desnudas en el fondo… ¡Muertas!"

Cuando el capitán Kondos ordenó a sus hombres que exploraran detenidamente la zona se supo que las mujeres eran, en realidad, estatuas de bronce a bordo de un pecio romano hundido en el mar Egeo en el año 80 a. C.

Estatuas, joyas, muebles, ánforas de vino… Un auténtico tesoro. Sin embargo, el artefacto más valioso del cargamento pasó entonces inadvertido. Se trataba de una caja de madera carcomida, de 32 cm. de largo por 16 de ancho y 10 de alto que, debido a las precarias condiciones, se deshizo en pedazos al llegar a la superficie. No hay mal que por bien no venga porque, esta circunstancia, permitió que quedaran expuestos algunos engranajes que habían en su interior y el artefacto pasó a ser conocido como el mecanismo de Antikythera.

Tras años condenado al ostracismo, el mecanismo de Antikythera ha sido objeto de diversos estudios. Hasta ahora se habían centrado en los engranajes similares a los de un reloj de repisa de chimenea. Pero, en lugar de horas y minutos, los punteros en el disco delantero seguían los movimientos del Sol, la Luna y los planetas a través del cielo. Dos diales en espiral en la parte de atrás funcionaban como un calendario y para la predicción de eclipses.

Los espacios alrededor de los diales estaban llenos de texto grabado. Los investigadores del Antikythera Mechanism Research Project (AMRP)  han completado ahora sus esfuerzos para leer alrededor de 3.400 caracteres en las superficies supervivientes.

El autor principal Alexander Jones, del Instituto para el Estudio del Mundo Antiguo en Nueva York, estima que el mecanismo original contó probablemente con hasta 20.000 caracteres.

Segun informa , informa Smithsonianmag.com, las letras son muy pequeñas, algunas de menos de un milímetro de altura y frecuencia oculta bajo la superficie de los fragmentos oxidados. Jones y sus colegas utilizaron la tomografía computarizada para revelar nuevas secciones de texto y actualizar las lecturas anteriores.

Texto por encima y por debajo de los diales describen las salidas y puestas de constelaciones estelares en varias fechas durante todo el año. Jones y sus colegas muestran ahora que este calendario estelar, o "parapegma," fue más extenso de lo pensado, enumerando al menos 42 eventos, incluyendo solsticios y equinoccios solares.

Los investigadores utilizaron los nuevos datos para estimar con precisión más probable la ubicación del astrónomo que compiló el parapegma. Coinciden con una latitud de alrededor de 35 grados. Esto descarta Egipto o el norte de Grecia, y que el objetivo perfecto era la isla griega de Rodas. También consideran que al menos dis personas diferentes realizaron los grabados, lo que sugiere que el dispositivo se realizó en el contexto de un taller o negocio familiar, en lugar de por un mecánico solitario.

Los científicos también obtuvieron nuevos datos recogidos a partir del texto en la parte posterior del mecanismo, que describe los próximos eclipses. Se sorprendieron al encontrar referencias al color y el tamaño de cada eclipse, así como los vientos que se esperan durante cada evento.

No hay ninguna base en la astronomía para tales predicciones, dice Jones. Las características de un eclipse no tienen significado astronómico, ni existe una forma de predecir con precisión el color de un eclipse. Opinan estas cartacerísticas tenían un propósito de anticiparse al futuro, así como "una astrología a gran escala". No en vano, los griegos heredaron esta creencia de los babilonios, cuyos sacerdotes eran astrónomos obsesionados con ver los cielos en busca de malos augurios.

 

Lo más leído
Ver comentarios

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Portada Año Cero Diciembre 2019

Nº 353, Diciembre de 2019

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.