Misterios

Tunguska: el meteorito que salió de la Tierra

Varios autores rusos defendieron que la colisión en Tunguska se trataba de la lucha de dos naves extraterrestres. ¡Estos son los últimos datos!

19 de Mayo de 2020 (16:00 CET)

Tunguska: el meteorito que salió de la Tierra
Tunguska: el meteorito que salió de la Tierra

En el año 2007 un equipo de científicos de la Universidad de Bolonia, en Italia, publicó un amplio informe en la revista Terra Nova en el que defendían, después de sucesivos viajes a Siberia Central, que el lago Cheko, en el epicentro de la explosión de 1908 en Tunguska, no era ni más ni menos que producto del meteorito que allí se estrelló. Pero esta hipótesis se ha visto invalidada con las últimas investigaciones…

En sucesivas exploraciones varios investigadores de la mencionada universidad alcanzaron el epicentro de la explosión y hallaron un aumento más que evidente de la biomasa de la taiga, así como mutaciones genéticas en algunos de los árboles y plantas. La conclusión fue rotunda: el objeto que cayó en 1908 provocó una alteración en los procesos naturales de la vegetación de la zona. Pero no sólo eso; además cuantificaron alteraciones en el factor Rh de la sangre de los habitantes del lugar.

Y sin embargo, en 2007 la posibilidad de que se tratase de un cometa parecía cada vez más cercana. El promotor de esta idea fue Luca Gasperini, de la citada Universidad de Bolonia, que inició su investigación tras afirmar que los depósitos sedimentarios del lago poseían «todas las características de un cráter de impacto»; es decir, el lago –en el epicentro de la «explosión»– se habría formado tras la colisión de un meteorito en tierra, cuyo cráter posteriormente se llenó de agua.

meteorito tunguska
 

Pues bien, ahora, el equipo de la Royal Astronomical Society plantea la posibilidad de que en realidad el meteorito habría golpeado en la atmósfera, como una piedra en un lago, produciendo la onda expansiva que arrasó todo a su paso. Esto vendría a explicar que, por ejemplo y como defienden muchos investigadores del asunto, no se haya encontrado jamás el cráter del impacto –se presupone que quedó cubierto de agua– ni material procedente del meteorito. 

Según el estudio el bólido llegó a atravesar la atmósfera, colocándose a una altura de entre 10 o 15 kilómetros, y después «rebotó» a consecuencia de la fricción de resistencia del aire, provocando precisamente ese «efecto rebote» y que continuara su viaje a través del espacio. A esta conclusión han llegado tras meses de observación de cuerpos espaciales de 200, 100 y 50 metros de tamaño, compuestos de materiales como hierro, roca o hielo. Y explican que el paso a través de la atmósfera es brutal, con lafricción de la resistencia del aire creando temperaturas increíbles. Para lo que aporta un ejemplo por demás elocuente. De hechoasegura el astrónomo Daniil Khrennikov, de la Universidad Federal de Siberia y uno de los responsables del estudio, ha asegurado que «el hielo y los cuerpos rocosos no sobrevivirían. Sin embargo, una de hierro lo podría hacer con una reducción de masa mínima, entrando en un ángulo poco profundo y manteniendo su velocidad sobre la de escape de la  Tierra».

Lo más leído
Ver comentarios

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

portada año cero mayo corporativa

Nº 358, Mayo de 2020

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.