Ovnis y vida extraterrestre

El astrónomo más importante de Harvard asegura que nos visitan los extraterrestres

Abraham Loeb es uno de los astrónomos más reputados del mundo y ha escandalizado a toda la comunidad científica al afirmar con estudios y ecuaciones que una nave espacial extraterrestre ha venido a nuestro sistema solar en una misión de reconocimiento. Sergio Basi.

6 de Febrero de 2019 (17:47 CET)

El astrónomo más importante de Harvard asegura que nos visitan los extraterrestres
El astrónomo más importante de Harvard asegura que nos visitan los extraterrestres

El director del Instituto de Astronomía de la Universidad de Harvard, Abraham Loeb –conocido como Avi Loeb– ha declarado que la Tierra no es el único planeta con vida inteligente en el universo. No estamos solos… pensar lo contrario sería arrogante por nuestra parte, como él dice, hay que tener "modestia cósmica" y no creernos tan especiales. Y es que vivimos en un tiempo especial para encontrar respuestas a las clásicas preguntas que tenemos sobre el universo.

Cuenta que existen dos razones por las que el hecho de hablar de civilizaciones extraterrestres no es algo meramente especulativo. La primera es que nosotros existimos. Y la segunda es que el satélite Kepler enseñó que un cuarto de las estrellas de la Vía Láctea tienen una planeta como la Tierra, con condiciones muy similares para que la química de la vida se desarrolle.

Además, enseña a los periodistas del Washington Post unos cálculos con complejas ecuaciones y sistemas aritméticos con los que  sustenta la idea de que "una nave espacial o parte de ella puede estar volando más allá de la órbita de Júpiter".

Las ideas de Avi Loeb, han dejado a sus colegas completamente desconcertados, ya que lleva más de 30 años dando clases en prestigiosas universidades y tiene publicados más de setecientos artículos sobre fenómenos astrofísicos, ajenos al sensacionalismo fácil.

Y todo guarda relación con Oumuamua, el objeto interestelar con nombre hawaino –significa "explorador"– descubierto a finales de 2017 y que hasta ahora ha traído de cabeza a los científicos. Creen que se trata de eso, una roca desprendida de alguna estrella en fusión o de un cometa congelado que deambula.

Avi Loeb y su compañero Shmuel Bialy no opinan lo mismo, y publicaron un artículo en Astrophysical Journal, donde sostienen que Oumuamua "es una vela luminosa, flotando en el espacio interestelar como un escombro de un equipo tecnológico avanzado". Si se tratara de un objeto errante al azar, dice, "cada sistema solar tendría que producir miles de millones de estos objetos", así que sugiere que, de ser artificial, podría ser una sonda en misión de reconocimiento y la presencia de este objeto sería parte de una especie de "misión dirigida".

Nuestro científico dice que cuanto más se descubre sobre este objeto, más extraño se vuelve, "su brillo cambia dramáticamente"; y considera que para ser un mero asteroide, este objeto se mueve demasiado rápido como si existiera una "fuerza adicional" que lo empujara y actuara sobre el objeto. Aunque no se pueda asegurar de forma absoluta el origen extraterrestre de Oumuamua, Loeb dice que es muy difícil pensar que pueda tratarse de otra cosa.

La comunidad científica ha declarado que esas afirmaciones son meramente sensacionalismo en busca de publicidad y han criticado duramente al experto de Harvard. Sin embargo, el astrónomo no se ha echado atrás, al contrario, ha retado a la comunidad científica:

"Mucha gente esperaba que me echara atrás. Si alguien me muestra pruebas de lo contrario, inmediatamente retrocederé, pero mientras no haya una explicación natural nos queda la posibilidad de que sea un producto artificial".

Ya vemos que si bien el experto astrónomo de Harvard no dice de forma categórica que se trate de alienígenas, no se le ocurre otra explicación que encaje. Y lo dice sabiendo que sus años de trabajo lo avalan y que queda muy lejos de ser o quedar como un mero charlatán aunque la comunidad científica se escandalica. Ha dedicado unas palabras de lo más interesantes sobre cómo cambiarían nuestros paradigmas ante la posibilidad de descubrir alguna civilización extraterrestre:

"Si nos topáramos con otros seres inteligentes, eso cambiaría radicalmente la imagen de lo que somos, de lo que representamos. Además, las inteligencias extraterrestres podrían multiplicar nuestro conocimiento de forma imposible de cuantificar. Sería como si una persona de la Edad Media fuera catapultada al siglo XXI (…) Si ahora encontramos otras criaturas fuera de la Tierra, estaríamos ante la ampliación definitiva de nuestro horizonte.
El simple hecho de saber que no estamos solos cambia totalmente nuestra percepción de la realidad. Nos peleamos por cuestiones fronterizas, por los recursos del planeta. Pero esto nos hace sentir parte del planeta Tierra como civilización, y no como países por separado que tienen que votar, por ejemplo, sobre el Brexit."

Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 347, Junio de 2019

Nº 347, Junio de 2019

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.