Ovnis y vida extraterrestre

Hablan nuevos testigos del Roswell británico

Los nuevos testigos del Roswell británico son controladores aéreos que captaron el OVNI que aterrizo y cuyo fuselaje tocaron varios soldados.

Miguel Pedrero

14 de Noviembre de 2019 (13:00 CET)

Hablan nuevos testigos del Roswell británico
Hablan nuevos testigos del Roswell británico

Las noches del 26 y 28 de diciembre de 1980, los OVNIs hicieron acto de presencia en el bosque Rendlesham, en el condado de Suffolk (Gran Bretaña), cerca de las bases militares de Bentwaters y Woodbridge (ambas ocupadas por militares de la Fuerza Aérea de EE. UU.), donde se conservaba el mayor arsenal de armas nucleares de Europa occidental. La madrugada del 26 de diciembre, dos soldados, Jim Penniston y John Burroughs, llegaron a aproximarse a un No Identificado de gran tamaño y aspecto triangular que permanecía a menos de un metro del suelo. Penniston incluso consiguió tocar el fuselaje del objeto, que «era cálido y suave como el vidrio», aseguró.

El fuselaje del OVNI era cálido y suave como el vidrio

Dos noches después, decenas de militares se acercaron a otro OVNI que emitía una potente luz roja y dejaba caer a su paso lo que semejaba metal fundido. En esta ocasión, el objeto volador se introdujo dentro de la base de Woodbridge y sobrevoló los silos de armas nucleares, antes de desaparecer a toda velocidad.

Expediente oficial

Un año después del incidente, un grupo de investigación ufológica consiguió que el Departamento de Defensa de EE. UU. desclasificara el expediente oficial elaborado por Charles Halt, comandante de la instalación militar y también testigo de los avistamientos.

Hasta ahora se sabía que el día 26 el OVNI había sido detectado por los radares de la Real Fuerza Aérea Británica en Norfolk, pero a finales de mayo de 2016 el investigador Robert Hastings consiguió entrevistar a dos radaristas que entonces prestaban servicio en la torre de control de la base de Bentwaters. Ike Barker y Jim Carey declararon que no sólo detectaron el OVNI en sus pantallas, sino que pudieron contemplarlo a simple vista. «Pasó sobre la torre y, en cierto momento, varió de rumbo y aceleró a una velocidad increíble. Desde luego, no podía ser uno de nuestros aviones», aseguraron.

Relacionados
Lo más leído
Ver comentarios

Comentarios (1)

charly Hace 19 días
Los científicos saben que las probabilidades de encontrar otra forma de vida pensante en esta galaxia son casi cero, ya que las distancias entre planetas donde la vida pensante aparecería están tan distantes unos de otros que es imposible que suceda mientras un ser pensante dependa de los limites físicos y no haya evolucionado hacia un ser espiritual.En muchos avistamientos, las "luces" en el cielo no solo se movian a velocidades increibles, sino que cambiaban su trayectoria en un angulo de

Nos interesa tu opinión

Revista

Portada Año Cero Diciembre 2019

Nº 353, Diciembre de 2019

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.