Ciencia

¿Sabías que los ateos duermen mejor?

Un reciente estudio demuestra que nuestras creencias influyen en las horas de sueño y la calidad de nuestro descanso, siendo los ateos los más beneficiados.

Josep Guijarro

Periodista y escritor

30 de Septiembre de 2020 (15:50 CET)

¿Sabías que los ateos duermen mejor?
¿Sabías que los ateos duermen mejor?

Dime en qué crees y te diré cómo descansas. En efecto, las creencias, la afiliación religiosa e, incluso, la percepción del cielo  afecta a nuestro sueño según un estudio publicado en la revista Sleep de la Sociedad de Investigación del Sueño.

La investigación, protagonizada por científicos de la Universidad de Baylor en Waco, Texas, asegura que los ateos y los agnósticos duermen mejor y más horas que los católicos y los bautistas. Para llegar a esta conclusión se han encuestado a 1.501 personas que respondieron a preguntas sobre su afiliación religiosa, sus comportamientos y percepciones. También fueron preguntados acerca de su dificultad para conciliar el sueño y el tiempo promedio de descanso.

Es recomendable dormir al menos siete horas diarias 

La falta de sueño socava muchas habilidades humanas. Por eso, la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño recomienda dormir, al menos, siete horas seguidas para gozar de una salud óptima. De acuerdo con los resultados preliminares, el 73 % de los ateos y agnósticos duermen siete horas o más por la noche, que es el tiempo recomendado. Este grupo, además, tiene menos problemas para conciliar el sueño. En contraste, el 63 % de los católicos y el 55 % de los bautistas duermen de promedio menos de siete horas.

Kyla Fergason, autora principal del trabajo, quiso plantearse si dormir mejor podría ayudar a algunas personas a crecer en su fe o a convertirse en mejores cristianos. Pues bien, aunque aún es pronto para conocer la respuesta a este interrogante, “sí sabemos que la salud mental, física y cognitiva están entrelazadas con la salud del sueño en la población en general”, aseguró. Otros resultados pusieron en evidencia que aquellos participantes que informaron dormir siete o más horas tenían una probabilidad significativamente mayor de creer que irían al cielo, aunque estas percepciones no estaban relacionadas con la dificultad para conciliar el sueño.

Según Fergason, este patrón indica que un mejor sueño conduce a una perspectiva más optimista, que en este caso se manifiesta como expectativas positivas para llegar al cielo.

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 363, Octubre 2020

Nº 363, Octubre 2020