Creencias

Economía Budista

Ernst Friedrich Schumacher, discípulo del gran economista John Maynard Keynes, creo un nuevo sistema que denominó economía budista y que ha vuelto a ponerse de actualidad.

Juanjo autor web

5 de noviembre de 2021 (11:24 CET)

Economía Budista
Economía Budista

La crisis económica mundial generada por la pandemia ha puesto en circulación por Internet un vídeo documental de 1977 que recuerda la figura de Ernst Friedrich "Fritz" Schumacher. Este discípulo de John Maynard Keynes propuso en los años setenta del siglo pasado un nuevo modelo de economía global cristalizado en la obra Small Is Beautiful. A Study of Economics as if People Mattered, publicada en 1973.

Schumacher proponía nuevas formas de cooperación, donde los individuos y los grupos busquen la satisfacción en la mejora del entorno más que en la suya propia

Schumacher resumió su propuesta diciendo que "la cuestión no es la elección entre 'crecimiento moderno' y 'estancamiento tradicional'. La cuestión más bien radica en encontrar el camino correcto de desarrollo, el Camino Medio entre la negligencia materialista y la inmovilidad tradicionalista. En pocas palabras, encontrar 'Los Medios Correctos de Subsistencia'". En virtud de este razonamiento, Schumacher bautizó su alternativa como Economía Budista, advirtiendo que "antes de que rechacen a la economía budista por considerarla un simple sueño nostálgico, quizás aceptarían considerar si es que el camino del desarrollo económico descrito por la economía moderna puede conducirles a los lugares donde ellos realmente desean estar".

Los pilares de su concepción económica partían de que la economía budista rompía con el ego del interés individual que determina el mercado y el consumismo vigentes. En su lugar, Schumacher proponía nuevas formas de cooperación, donde los individuos y los grupos busquen la satisfacción en la mejora del entorno más que en la suya propia. Por esta vía del desapego, el segundo gran objetivo no sería lograr el máximo beneficio que hoy día es el incentivo de ejecutivos y empresas, sino obtener el mínimo sufrimiento una vez cubiertas las necesidades básicas para una vida digna, como la sanidad, la vivienda, la comida y la vestimenta.

Economía budista
Ernst Friedrich Schumacher, creador de la economía budista

MÁS TIEMPO LIBRE

En una perspectiva más amplia, el mercado debería enfocarse a minimizar el daño en lugar de lograr la máxima rentabilidad y dominio de todo. Mientras que el progreso económico habría de concebirse bajo una nueva definición de "riqueza": la disminución al máximo de la pobreza.

El objetivo debería ser obtener el máximo bienestar con el mínimo de consumo

De este modo, "para el economista moderno esto es muy difícil de entender. Está acostumbrado a medir el ‘nivel de vida’ por la cantidad de consumo anual, asumiendo todo el tiempo que un hombre que consume más está 'mejor' que un hombre que consume menos. Un economista budista consideraría este enfoque excesivamente irracional: dado que el consumo es simplemente un medio para el bienestar humano, el objetivo debería ser obtener el máximo bienestar con el mínimo de consumo. Así, si el propósito de la ropa es una cierta cantidad de temperatura de confort y una apariencia atractiva, la tarea es lograr este propósito con el menor esfuerzo posible, es decir, con la menor destrucción anual de tela y con la ayuda de diseños que involucren la menor cantidad de trabajo posible. Cuanto menos esfuerzo haya, más tiempo y fuerza quedará para la creatividad artística", argumentaba Schumacher, que falleció en 1977 a la edad de 66 años.

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 377, Diciembre de 2021

Nº 377, Diciembre de 2021