Enigmas y anomalía

El oído es el último sentido que se pierde antes de morir

Un estudio demuestra que el sentido del oído es el último que se pierde antes de abandonar este mundo, incluso estando inconscientes

Josep Guijarro

Periodista y escritor

9 de Octubre de 2020 (13:35 CET)

El oído es el último sentido que se pierde antes de morir
El oído es el último sentido que se pierde antes de morir

Quienes hemos perdido a un ser querido hemos sentido la necesidad de despedirlo, de darle el último adiós, aún cuando ignorábamos si, estando inconsciente, entendía lo que decíamos. Pues bien, ahora investigadores de la Universidad de Columbia Británica (Canadá) han demostrado que, en los últimos momentos de nuestra vida, el cerebro responde a la audición, incluso si estamos inconscientes, aunque desgraciadamente, no han podido determinar si quienes fallecen pueden entender lo que oyen en el umbral de la muerte.

Era un secreto a voces –nunca mejor dicho- que concocían enfermeros, médicos y familiares que han presenciado el fallecimiento de un ser querido. El oído es el último sentido que se pierde antes de abandonar este mundo. Lo que ocurre es que no existían datos científicos que sustentaran esta experiencia empírica. Ahora, este estudio canadiense publicado en Scientific Reports ha concluido que la audición nos acompaña hasta el final.

La Dra. Romayne Gallagher, una médica de cuidados paliativos del St. John Hospice había sido testigo -en los últimos 30 años- de reacciones positivas en personas moribundas cuando sus seres queridos les hablaban en los momentos previos al deceso. Con frecuencia Gallagher y sus colegas se preguntaban si el oído sería el último sentido.

Era tal su curiosidad que decidió contactar con Lawrence Ward, profesor del departamento de psicología de la Universidad de Columbia Británica para ver si esta teoría podía ser probada. Azares del destino, la doctora Elizabeth Blundon –autora del estudio publicado ahora- era a la sazón estudiante de doctorado en el departamento de psicología de Ward y ambos se pusieron manos a la obra, recopilando gran cantidad de datos del comportamiento cerebral de pacientes del St. John Hospice de Vancouver que se hallaban en diferentes condiciones.

Mediante electroenceflografía (EEG), que es capaz de detectar la actividad eléctrica del cerebro, comprobaron como muchos pacientes terminales entran en un período de falta de respuesta lo que equivale a decir que ninguno de sus sentidos se encuentra activo, aunque descubrieron que la audición parecía no responder a ese patrón.

Los datos muestran que un cerebro moribundo puede responder al sonido, incluso en un estado inconsciente, hasta las últimas horas de vida

Probaron entonces con pacientes sanos que recibían controles, otros con cuidados paliativos frente a enfermedades terminales pero que todavía estaban conscientes y, por último, los mismos pacientes cuando ya ingresaban en un estado de inconsciencia. Los resultados les asombraron.

"Pudimos identificar procesos cognitivos específicos de los participantes neurotípicos, así como de los pacientes de hospicio", asegura Lawrence Ward, profesor del departamento de psicología de la UBC, en un comunicado. "Tuvimos que mirar con mucho cuidado los datos de los participantes de control individual, para ver si cada uno de ellos mostraba un tipo particular de respuesta cerebral antes de sentirnos seguros de que el cerebro del paciente que no respondía reaccionó de manera similar".

Lo más asombroso es que los científicos han logrado identificar procesos cognitivos específicos al momento de ser estimulados con sonidos en los pacientes moribundos, demostrando así que el sentido de la audición se preserva aún en los momentos finales de la vida sin que sea necesario estar consciente.

Aunque ya está probado científicamente que el cerebro reacciona al sonido hasta los momentos finales, no se ha podido determinar si los moribundos comprenden el lenguaje, son capaces de interpretar lo que escuchan o de vivenciar sus recuerdos, una cuestión que será objeto de investigaciones futuras. Es otro secreto a voces que conversar hasta el último momento con un ser querido que está a punto de fallecer, es útil, con efectos concretos y positivos para quien abandona este plano de existencia.

Relacionados
Lo más leído

Comentarios (1)

FERNANDO EPS Hace 8 días
La facultad de escuchar NUNCA se pierde, siempre estuvo y estará, "vivo" o "muerto"!

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 363, Octubre 2020

Nº 363, Octubre 2020