Civilizaciones perdidas

Osirión, la casa de los gigantes (II)

El Osirión es la casa de los gigantes. Está junto al templo de Seti I. En éste, en una de sus salas, casi podemos decir que pasando desapercibido a los pocos que se acercan hasta aquí, hay una escena extraña, curiosa, diferente y única: es la lista de los nombres en jeroglífico de los gobernantes anteriores a los faraones, los gigantes semidioses…

8 de Agosto de 2019 (16:30 CET)

Osirión, la casa de los gigantes (II)
Osirión, la casa de los gigantes (II)

Nadie viene hasta aquí porque no es un lugar tranquilo, a pesar de que cada cincuenta kilómetros paramos en un retén de la policía, y se van turnando para escoltarnos hasta nuestro destino. La región de Sohag, con ciudades como Qena, desgraciadamente y desde hace años, son un nido de integristas que se meten en todos los estamentos; incluso en la Universidad, donde tienen su más importante criadero. 

Pero vayamos a lo que nos interesa: en el interior del templo de Seti I hay una sala a la que pocos prestan atención. La llaman «Sala de los Ancestros», y a la derecha, ocupando toda la pared, podemos ver al faraón Seti con su hijo, el gran Ramsés, sosteniendo una hoja de papiro y, justo delante, 76 cartuchos con los nombres en jeroglífico de los principales gobernantes del antiguo Egipto. Desde el primer faraón, Menes, hasta los de la alocada XVII Dinastía. Faltan nombres claves en la historia del país como Ajnatón o su hijo Tutankamón, que no están por herejes, ya que cambiaron el culto politeísta a Atón por el del monoteísta dios Amón. 

El primero en pensar que los Shenshu Hor eran reales fue el arqueólogo Gastón Maspero en 1880, después de analizar el papiro de Turín. 

No hay listas reales tan detalladas como ésta, salvo en un papiro conocido como el Canon de Turín. Y al igual que en éste –a los pies del mismo hay referencias a los semidioses gobernantes durante los seis milenios anteriores a la aparición de la I Dinastía–, en la pared de enfrente la escena se replica: vemos a Seti con Ramsés señalando otros cartuchos con otros nombres. El problema es que los nombres que están representados en la pared izquierda pertenecen a unos seres llamados Shensú Hor, los «seguidores de Horus», una suerte de semidioses de tamaño gigante y aspecto leónido que habrían llegado al país del Nilo aproximadamente en el 11000 a.C. La egiptología señala que es parte de un mito, aunque cada vez hay más arqueólogos que afirman que existieron, y no sólo eso: que además hay pruebas. Hay quien piensa que la esfinge sería una representación de estos dioses. Y decido ir allí, acompañado del escritor Juan Fridman. Juan lleva años recorriendo el país, su historia y sus mitos. Y como otros grandes exploradores de la historia pasada, tiene claro que no todo está, precisamente, claro cuando hablamos de Egipto.

osirion casa gigantes (1)
 

Estamos frente a la esfinge, en la meseta de Gizeh. Es impresionante; impone tanto como para que los actuales habitantes del país la denominen Abu Hol, «el padre del miedo». Pero más allá de lo que nos transmite su presencia, o el templo que se levanta a sus pies, con monolitos lisos de hasta cinco metros de altura —dos como cimentación y tres en el exterior— y una traza extraordinariamente similar al Osirión, lo que llama poderosamente la atención es que su cabeza es más pequeña que el cuerpo. «En 1991 el geólogo de la Universidad de Boston, Robert Schoch realizó una serie de estudios en el foso de la esfinge. Según él, esta estructura fue picada en un montículo natural, desde abajo hacia arriba para facilitar el trabajo de los obreros. Pues bien, tras estudiar la erosión de los estratos más bajos, concluyó que esa zona tenía una antigüedad de 10.500 años», asegura Fridman. Eso rompe en mil pedazos la cronología oficial, que asegura que fue realizada por el faraón Kefrén más de dos mil años a.C. «Seguramente —continúa— ya estaba aquí cuando Kefrén decidió esculpir su rostro. Por eso la cabeza es más pequeña». Y cuando pienso que si tiene cuerpo de león, cola de león… lo normal es que tuviese cabeza de león; el aspecto leónido que tenían los gigantes «Seguidores de Horus» que gobernaron estas tierras desde el once al cinco mil a.C., tiempo que podría coincidir con la construcción del Osirión, cuya estructura es exactamente igual al templo que encontramos delante de la Esfinge. Dos rarezas de tamaño colosal y ningún jeroglífico, algo que chirría con sólo observar los grandes templos del país.

Relacionados
Lo más leído
Ver comentarios

Comentarios (1)

Isaac Campos Hace 12 días
Te recuerdo entusiasmado contando, en una charla organizada por el Grupo Hepta el año pasado, tu visita a la Sala de los Ancestros y lo mucho que tiene por desvelar. Además, formaba parte de la nueva serie "Misterios" de DMAX

Nos interesa tu opinión

Revista

portada anocero corporativa

Nº 349, Agosto de 2019

Esta web utiliza 'Cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.