Ovnis y vida extraterrestre

Una pieza de aluminio de 250.000 años, ¿prueba de la visita de extraterrestres?

Tres análisis distintos prueban la antigüedad de una misteriosa pieza de metal de aluminio hallada en Transilvania. Un OOPART en toda regla.

Josep Guijarro

Periodista y escritor

18 de Noviembre de 2020 (15:10 CET)

Una pieza de aluminio de 250.000 años, ¿prueba de la visita de extraterrestres?
Una pieza de aluminio de 250.000 años, ¿prueba de la visita de extraterrestres?

Hoy, el aluminio es un metal de uso corriente pero no siempre ha sido así. En 1855, tres barras de aluminio fueron expuestas durante la Exposición Universal junto a las joyas de la corona de Francia. Hasta se dice que el mismo emperador Napoleón III había pedido una vajilla de aluminio para agasajar a sus invitados. En la antigüedad clásica el aluminio era empleado en tintorería y medicina bajo la forma de una sal doble, conocida como alumbre y que se sigue usando en la actualidad. No es hasta el siglo XIX, con el desarrollo de la física y la química, que se identifica este elemento como aluminum a propuesta de sir Humphrey Davy, en 1809. Hace 210 años. Por eso, el hallazgo en la ciudad rumana de Aiud, próxima a las orillas del río Mures, en 1973, es cuanto menos inquietante. Me explicaré.

Los trabajadores de una cantera de arena hallaron un objeto manufacturado en aluminio que reposaba junto a los huesos de un mamífero extinto hacía la friolera de entre 10.000 y 80.000 años. La pieza fue llevada a un laboratorio de Lausana, en Suiza, donde los científicos concluyeron que el objeto metálico analizado contenía alrededor del 90 por ciento de aluminio y un 10% de otros metales. Pero la cuña -porque esta forma poseía- se hallaba en un estrato geológico de 250.000 años de antigüedad. Por si acaso, la muestra fue sometida a un segundo análisis en el Centro De Investigación y Desarrollo Del Metal, en Baia Mare (Rumanía) que llegó a resultados similares pero, como Rumanía estaba entonces bajo un régimen comunista, la noticia no se divulgó en detalle.

El objeto formaba parte de un sistema mecánico desconocido

oopart angulos aluminio extraterrestres
 

El OOPART (Objeto fuera de lugar), medía más de 20 centímetros de largo, por 12,5 centímetros de ancho y casi 7 centímetros de alto. Los expertos que investigaron su estructura quedaron perplejos por las concavidades del metal, lo que les condujo a pensar que el objeto formaba parte de un sistema mecánico desconocido

En 1995, los editores de la revista rumana RUFOR, especializada en el tema OVNI, supieron de la existencia del artefacto y solicitaron una nueva serie de pruebas. En concreto, se analizó la capa de óxido que recubría la pieza. El análisis determinó que la capa de óxido que cubría el artefacto de aluminio tenía una antigüedad de 400 años aproximadamente, aunque no podían explicar por qué fue hallado en una capa geológica junto a los fósiles de mastodonte que se extinguió hace 80.000 años. En otras palabras, en el caso de que el objeto hubiera podido llegar a esa capa geológica, a causa de movimiento de tierras, la capa de óxido que cubre el artefacto de aluminio de Aiud, indica que el objeto debería de tener, como poco, unos 400 años. Es importante esta circunstancia ya que algunos sugirieron que podía tratarse de la cuña de una excavadora. ¿Una cuña de aluminio de una excavadora de 400 años? Raro, raro.

Tal vez por eso, George Cohal, director de la Asociación de Ufólogos de Rumania, cree que podríamos estar ante la evidencia de visitas extraterrestres en la antigüedad ya que "el material del objeto no estaba disponible en la Tierra" en el momento en el que el mastodonte caminaba por Transilvania. En el lado contrario, el historiador rumano Mihai Wittenberger, que se aleja de cualquier especulación relacionada con los OVNI, afirmó en el Daily Record que la pieza de metal era en realidad parte de un avión de la Segunda Guerra Mundial que por casualidad vino a caer junto a los huesos del animal prehistórico.

¿Una sola pieza a 10 metros de profundidad? Cuanto menos es extraño, muy poco probable, lo que sitúa a este objeto de aluminio al 90% entre los OOPARTS más llamativos conocidos hasta ahora. Y es que, a pesar de su larga historia en nuestro planeta, el metal de aluminio no fue descubierto hasta el siglo XIX. La razón estriba en que este elemento no se da nunca en su forma metálica en estado natural. El aluminio se encuentra casi siempre combinado con oxígeno y otros elementos en rocas, arcilla, terreno y vegetación, por lo que es necesaria la química para depurarlo.

Hoy, la misteriosa pieza de aluminio se exhibe en el Museo de Historia de Cluj-Napoca, la principal ciudad de la región rumana de Transilvania, con la anotación "origen aún desconocido".

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

portada ano cero noviembre corporativa

Nº 364, Noviembre de 2020