Conspiraciones

Los documentos secretos de la red Gladio

Formada por fascistas y nazis al servicio de la OTAN y la CIA, esta red manipuló a conveniencia la política y la economía italiana y cometió atentados terroristas.

Juanjo autor web

8 de noviembre de 2021 (11:12 CET)

Los documentos secretos de la red Gladio
Los documentos secretos de la red Gladio

En la sala de espera de la estación de trenes de Bolonia hay un reloj que siempre marca la misma hora: diez y veinticinco. No se trata de la negligencia de ningún operario que olvide darle cuerda, sino de que su maquinaria se detuvo en ese instante hace 41 años. La mañana del 2 de agosto de 1980, una bomba estalló allí mismo. La explosión detuvo el reloj y la vida de más de ochenta personas sin distinguir hombres, mujeres o niños. Es considerado el atentado más cruento de la historia de Italia y, por tal motivo, ese día del año está dedicado a todas las víctimas del terrorismo que en el país transalpino han sido muchas y variadas, especialmente entre los años 70 y 80, en la llamada "época de plomo".

Sergio Mattarella, presidente de la República, manifestó que 'no se han disipado todas la sombras'

En la última conmemoración del atentado, el presidente del Consejo de Ministros, Mario Draghi, anunció a la opinión pública la inminente desclasificación de documentos concernientes a dos tramas ocultas que marcaron la historia de la nación: la red paramilitar Gladio y la logia masónica Propaganda Due (P-2). Precisamente, a la red Gladio, de corte neofascista, se atribuyó el atentado de la estación de Bolonia, aunque inicialmente se levantaron pistas falsas para culpar a grupos terroristas de extrema izquierda que también operaban en Italia, como las Brigadas Rojas.

Por su parte, Sergio Mattarella, presidente de la República, quiso transmitir un mensaje a los familiares de las víctimas, manifestándoles que "no se han disipado todas las sombras" y "la búsqueda de una verdad completa sigue siendo objeto de un fuerte compromiso". Se espera que esta desclasificación "anticipada" sea "útil para reconstruir los episodios dramáticos que han caracterizado la historia reciente de nuestro país", aseguraba la nota oficial que hizo público el anuncio. La documentación, hasta ahora confidencial, se recopilará de los archivos de los servicios de inteligencia y otras administraciones gubernamentales para ponerla a disposición de los ciudadanos.

Para las células de la red Gladio se reclutaron civiles, militares e incluso antiguos nazis, que recibieron adiestramiento militar clandestino

NAZIS AL SERVICIO DE LA CIA

La red Gladio fue concebida por los servicios de Inteligencia de EE UU y Gran Bretaña tras el final de la II Guerra Mundial como un conjunto de células paramilitares durmientes distribuidas en toda Europa Occidental y dispuestas a ser activadas en caso de invasión soviética. Para estos contingentes secretos se reclutaron civiles, militares e incluso antiguos nazis, que recibieron adiestramiento militar clandestino y escondieron arsenales con armamento en diferentes puntos ocultos del continente.

La red existió y cometió numerosos atentados sangrientos

A partir de este planteamiento general existen dos versiones sobre su evolución. Unos analistas creen que este entramado encubierto degeneró hasta convertirse en grupos terroristas de ultraderecha que efectuaban atentados de "falsa bandera", cuya autoría atribuían al terrorismo de extrema izquierda. De esta manera, pretendieron dañar la imagen de los diferentes partidos comunistas europeos, que gozaban de la simpatía de buena parte de la población durante la Guerra Fría y podían incluso alcanzar el gobierno en algunos países como Italia a través de las urnas. En cambio, otros estudiosos de las red Gladio consideran que en el origen de la misma estaba el objetivo de empañar la popularidad del comunismo e impedir a toda costa que llegara al poder en ninguna nación del occidente europeo.

Sea como fuese, la red existió y cometió numerosos atentados sangrientos. En 1970, determinadas pesquisas judiciales la sacaron a la luz en Italia y varios dirigentes políticos y gubernamentales comenzaron a hablar. Fue así como el 2 de agosto de 1990, el presidente del consejo de Ministros de Italia, Giulio Andreotti, reconoció públicamente la existencia de este ejército en la sombra operativo durante la Guerra Fría y bajo la supervisión de la OTAN y la CIA. En aquel mismo año, el Parlamento Europeo ordenó que todos los gobiernos de la Unión Europea investigaran el asunto, puesto que "podría haber interferido en la política interna de varios países europeos, además de estar implicada en actos de terrorismo y crimen". Su presencia y acciones suponían una adulteración de la democracia y resultaba necesario estimar el daño causado durante tantas décadas. Sin embargo, apenas Suiza, Bélgica e Italia cumplieron con la resolución e indagaron al respecto oficialmente. Alemania despachó el requerimiento con un escueto comunicado en el que reconocía que Gladio tuvo en dicho país un centenar de miembros, disueltos tras la caída de la Unión Soviética.

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 377, Diciembre de 2021

Nº 377, Diciembre de 2021