Enigmas y anomalía
30/08/2022 (09:32 CET) Actualizado: 30/08/2022 (09:32 CET)

Las apariciones de Nahuelito

Son numerosos los avistamientos de una enorme criatura lacustre que se ocultaría en las profundidades del lago Nahuel Huapi, en la patagonia argentina. Los últimos testimonios datan de junio de 2022

Miguel Pedrero
30/08/2022 (09:32 CET) Actualizado: 30/08/2022 (09:32 CET)
Las apariciones de Nahuelito
Las apariciones de Nahuelito

El 14 de junio de 2022, una cámara web –perteneciente a la emisora local El Cordillerano Radio– que emitía en directo hacia una zona del lago Nahuel Huapi, filmó las evoluciones de tres criaturas marinas que semejaban serpientes moviéndose bajo las aguas. Muchos argumentaron que se trataba de una nueva evidencia de la existencia de monstruos acuáticos en el lago. Llovía sobre mojado, porque unos días antes, el 6 de junio, una vecina observó lo que describió como un pez muy grande emergiendo del lago: «No era la primera vez que veía algo así, pero en esta ocasión tenía el móvil a mano. Se trataba de algo del tamaño de una lancha grande».

Dos años atrás, en febrero de 2020, la periodista Melisa Reinhold estaba tomando unas fotos de su esposo a la orilla del Nahuel Huapi, cuando ambos escucharon un ruido muy fuerte en el agua. Al dirigir sus miradas hacia ese punto, vieron lo que identificaron como «la cabeza de un dinosaurio». A pesar de la sorpresa, la periodista tuvo tiempo de tomar tres instantáneas antes de que la elusiva criatura se sumergiera. Algunos expertos que estudiaron las imágenes plantearon la hipótesis de que podía tratarse de un grupo de mantarrayas, pero a Melisa no le convence tal explicación. Solo unos días antes, el 23 de enero, dos hombres que estaban pescando en una barca cerca del Puerto Elma, en pleno lago, se alarmaron porque el agua comenzó a moverse zarandeando su lancha. Enseguida contemplaron el motivo: una serpiente marina inmensa, con unas visibles escamas y tres aletas, cruzaba frente a ellos. Lamentablemente, cuando quisieron inmortalizar el avistamiento con sus móviles, ya era demasiado tarde.

Las historias sobre la elusiva criatura se pierden en la noche de los tiempos

Si Nessie es el «vecino» más conocido del lago Ness, en Escocia, Nahuelito hace ese mismo papel en el lago Nahuel Huapi, de 557 km² de superficie y 464 metros de profundidad máxima, al menos que se conozca, porque puede ser incluso más profundo. Este lago, no lo he dicho, ocupa parte de las provincias de Neuquén y Río Negro, en la Patagonia argentina.

CIENTOS DE TESTIMONIOS

Las historias sobre la elusiva criatura se pierden en la noche de los tiempos. Cuando llegaron a la zona los primeros exploradores españoles, ya escucharon de la boca de los indígenas relatos sobre las apariciones de un enorme monstruo acuático que solía salir del lago para cazar animales. En una fecha tan lejana como 1897 se lleva a cabo la primera investigación científica para localizar al monstruo. En ese año, el entonces director del zoológico de Buenos Aires, Clemente Onelli, empieza a recopilar testimonios sobre la criatura. Según los testigos, Nahuelito salía del lago sobre todo por la noche. Tenía el tamaño de una vaca y dejaba unas huellas parecidas a las de un pato, pero de un tamaño enorme.

Algunos años después, en 1910, un hombre llamado George Garrett, que trabajaba en una compañía ubicada cerca del lago, vio a una criatura de unos siete metros y que sobresalía unos dos por encima del agua. Y en 1922, un buscador de oro estadounidense, Martin Sheffield, observó a pleno día a un animal enorme y unas huellas también muy grandes. Así que Clemente Onelli, el director del zoológico de Buenos Aires, decidió montar una expedición para localizar al monstruo. Pero una expedición en la que participaban cazadores expertos armados con rifles para matar elefantes y dinamita para minar el lago. Vamos, a lo bruto.

Varias organizaciones en defensa de los animales protestaron, porque una cosa es intentar localizar a Nahuelito y otra matarlo. Al final Onelli y los cazadores obtuvieron los permisos, pero no consiguieron ningún resultado.

Luego hubo muchos más testimonios, y en 1988 una revista de la provincia argentina de Río Negro publicó unas fotos, aparentemente tomadas por una persona que visitaba el lago, en las que se aprecia lo que parece un plesiosaurio nadando sobre las aguas. En definitiva, una criatura muy parecida a Nessie, tal como la han descrito muchas personas y como aparece en algunas fotos.

Sobre el autor
Miguel Pedrero

Miguel Pedrero es director adjunto de la revista Año/Cero y miembro del equipo de los programas radiofónicos La Rosa de los Vientos y El Colegio Invisible (ambos en Onda Cero). Es autor de una quincena de libros, el último de ellos titulado La verdad prohibida (Ediciones Cydonia).

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

Nº 386, Septiembre de 2022

Nº 386, Septiembre de 2022