Ovnis y vida extraterrestre
16/02/2023 (12:24 CET) Actualizado: 16/02/2023 (12:24 CET)

¿Fue esto lo que EE.UU derribó sobre el Yukón?

El escéptico Mick West sugiere que la Fuerza Aérea derribó un 'pico balloon' sobre el territorio canadiense de Yukón.

Josep Guijarro

Periodista y escritor

16/02/2023 (12:24 CET) Actualizado: 16/02/2023 (12:24 CET)
Fue esto lo que derribaron sobre el territorio canadiense de Yukón
Fue esto lo que derribaron sobre el territorio canadiense de Yukón

Mientras las teorías conspirativas crecen en torno a la crisis de los “objetos no identificados” derribados por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, los más racionales creen que el encubrimiento es para ocultar la incompetencia.

¿Cómo es posible que la nación con mayor presupuesto de defensa sea incapaz de identificar una presunta amenaza en su espacio aéreo? ¿Cómo es posible que “no se puedan recuperar” los restos de los objetos abatidos?

¿Por qué disparar contra un “objeto” del tamaño de un “vehículo de cuatro ruedas” con un misil Sidewinder, valorado en 420.000 euros, sin saber antes de qué se trata?

Son muchas preguntas y pocas respuestas. En realidad ninguna. Todo, además, en medio de una pésima gestión de la información. Tenemos derecho a saber y, especialmente, los ciudadanos de norte América, (porque también Canadá se ha visto implicada) que son los contribuyentes de este desaguisado.

El Consejo de Seguridad Nacional filtra ahora que los objetivos neutralizados podían ser simples globos comerciales

John F. Kirby (Wikipedia)
John F Kirby

Si el miércoles el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional (NSC) confesaba su convencimiento de que los objetivos neutralizados podían ser simples globos comerciales o con finalidad científica, hoy toma más cuerpo la sospecha difundida por el negacionista Mick West de que todo podía ser una terrible confusión. De confirmarse su teoría, el gobierno estadounidense habría hecho el mayor ridículo de la historia.

A través de su perfil de Twitter desveló la existencia de los Pico Balloons, un globo de fiesta, de los de lámina mylar, de un metro de diámetro, parcialmente lleno de helio ultrapuro y que lleva un transmisor APRS de energía solar de 13 gramos.  “A veces se utilizan un montón de globos –asegura West-, lo que les puede dar un perfil visual difícil de interpretar desde la cabina de un avión que pasa” –concluye.

Y añade una sugestiva imagen de uno de ellos de aspecto cilíndrico que podría confundirse con el “objeto” detectado el 11 de febrero sobre el territorio canadiense de Yukón, a unos 160 km de la frontera con Estados Unidos. El piloto de combate lo describió como un "objeto aerotransportado de gran altitud" de forma cilíndrica.

Los “globos pico” están destinados a viajar largas distancias (no a alcanzar alturas) y no se recuperan. Estos globos literalmente han dado la vuelta al mundo, incluso varias veces, antes de que finalmente desciendan.

Debido a que son pequeños y livianos, no requieren -además- que se notifique a la FAA (Administración Federal de Aviación) su lanzamiento.

¿Podrían ser tan incompetentes de derribar uno de estos globos como un ovni?

Otra cosa a valorar es la presión, en clave de política doméstica, a la que se ha visto sometida la administración de Joe Biden tras el derribo del globo chino, el pasado 4 de febrero.

Tal como advertimos, se le acusó de tibieza y, a mi juicio, fue determinante para que la Fuerza Aérea actuara de esta forma tan “desproporcionada” de disparar sin avisar.

Y, a pesar de que John Kirby ya ha declarado que los “ovnis” no eran chinos y que no constituían peligro para los ciudadanos, ni la seguridad del país, anunció la creación de una oficina que fuerza especial para el estudio de los ovnis de forma constante. Pero, vamos a ver: ¿No se creó la AARO con ese propósito?

"¿Por qué la Casa Blanca está creando un nuevo 'equipo interinstitucional' para monitorear, investigar e informar sobre objetos aéreos no identificados cuando ya tenemos la AARO que ayudamos a crear hace más de dos años?" Se preguntaba oportunamente el senador republicano por Florida, Marco Rubio, uno de los impulsores a tomar en serio los avistamientos de UAPs desde una perspectiva de seguridad nacional.

AARO se estableció el año pasado con el objetivo de convertirse en una "oficina autorizada" que centralizara, dentro del Departamento de Defensa, todo lo relacionado con los avistamientos de UAPs y, en este asunto, que le compete directamente ha estado ausente de la escena pública.

La AARO ha mantenido un perfil bajo con respecto a acontecimientos que le competen de lleno

Pongo énfasis en lo de "públicamente" porque su responsable, Sean Kirkpatrick, estuvo entre los que informaron a los miembros del Congreso sobre la situación general de estos derribos.

Y es que, tal como denunció el periodista Ross Coulthart: "hay una gran disidencia entre la Casa Blanca y el Pentágono en este momento sobre el fracaso de las diferentes agencias en el Ejército para decir la verdad." De manera que todos tratan de escabullir el bulto.

Parece, pues, que la Fuerza Aérea está subvirtiendo deliberadamente el derecho del público a saber la verdad, lo que lleva al gran público a considerar este asunto como un “Roswell 2.0”.

Sobre el autor
Josep Guijarro

Josep Guijarro es reportero de prensa, radio y televisión, además de autor de varios libros entre los que cabe destacar El tesoro oculto de los templarios, Aliens Ancestrales o Coincidencias Imposibles. Es documentalista de la serie Extraterrestres (DMAX) y forma parte de los programas El Colegio Invisible y La Rosa de los Vientos, ambos en Onda Cero.

Relacionados
Lo más leído

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Nos interesa tu opinión

Revista

nº404

Nº 404, mayo de 2024